Puentes de Artziniega en la Guerra Civil

Decía Javier Rui-Wamba Martija en su trabajo El puente colgante de Bizkaia: reflexiones de un ingeniero, que “los puentes, construcciones que permiten comunicarse a los seres humanos, suelen ser como la verdad, objetivos prioritarios en toda guerra”. Y es que en tiempos de guerra, el puente es una infraestructura estratégica y es concebido en función de la situación particular de cada momento:

Como posesión y elemento a proteger.

El puente garantiza las comunicaciones internas en el territorio, permite el suministro al frente de guerra o mantiene las actividades civiles cotidianas. Por lo tanto se establece como objetivo a proteger en el caso de que se posea, o a ocupar en el caso de que esté en manos del enemigo.

Como elemento a destruir.

Se consigue de este modo limitar la capacidad de movimiento del enemigo, generándole un gran perjuicio. Y por eso los puentes se intentaban destruir principalmente en dos acciones clave:

-Como acción definida de guerra: el puente era el objetivo, y por eso se producían acciones que buscaban la inutilización de los puentes en el territorio dominado por el enemigo, bien sea a través de los bombardeos aéreos o de acciones aisladas de sabotaje.

-En la retirada de un ejército: cuando se daba por perdida la posición el ejército que se batía en retirada realizaba la destrucción de los puentes como su última acción de guerra, para por un lado detener el avance enemigo y ganar tiempo hasta establecer un nuevo frente; y por el otro, impedir las comunicaciones en el territorio que iba a ocupar el otro bando.

Éste  último es el caso que nos ocupa.

Tras el alzamiento militar del 18 de julio de 1936 Navarra y casi toda Álava quedaron en manos de los sublevados. No así Artziniega y sus alrededores -Valle de Mena, Encartaciones y el Valle de Ayala- que permanecieron leales a la República.

En Artziniega se formó una junta de defensa y también se estableció el 4º Batallón de UGT Karl Marx, dentro del sector Arceniega-Respaldiza.

Una vez los FASCISTAS tomaron Bilbao el 19 de junio de 1937, fue un goteo continuo y fueron cayendo uno a uno los pueblos al oeste de dicha Villa. Así, el 27 de junio de 1937, en un día de perros, fueron conquistados Artziniega, Mendieta y Santa Coloma.

Caída de Artziniega.png

En la huída, el presidente de la junta de defensa ordenó volar la carretera hacia la Peña Angulo y como es lógico pensar, fue esta junta la que mandaría destruir todas las vías de comunicación -los puentes-  que conectaban con nuestra Villa.

Los encargados de estas voladuras eran los ingenieros militares, los cuales a través de los cuerpos de zapadores y pontoneros eran los responsables de destruirlos.

#En las nóminas de los milicianos del sector Arceniega-Respaldiza no había ninguno por lo cual suponemos que fueron los del sector Amurrio-Orduña los que se encargarían de ello, que si contaban con zapadores y pontoneros u otros batallones como por ejemplo el Olabarri de ANV, Capitán Casero… de cuya presencia en Artziniega hay constancia documental.

Gracias al blog de José María Leclercq Sáiz hemos podido obtener las fotos de algunos puentes que a posteriori fueron reconstruidos por los “zapadores” de la 61 División Navarra en la campaña del Norte –ejercito franquista-. Ponemos entre comillas porque aunque no hemos conseguido ese dato, sabemos que en otros lugares eran los propios prisioneros republicanos los que hacían esos trabajos forzosos.

Cuenta Jóse María en su blog que este álbum fotográfico fue salvado milagrosamente por un amigo suyo:

“Paseando por la zona más cercana a la Comandancia de Marina de San Sebastián, y al Palacio Goicoa (antiguo Gobierno Militar), este buen donostiarra se encontró dos álbumes, forrados en cuero, tirados en la basura que estaban a punto de retirar los servicios municipales”.

ob_92e5e6_ingenieros001

Aquí os dejamos los tres puentes a los que hicieron fotos, que no quiere decir que fueron los únicos que destruyeron los “rojo-separatistas”. Entre otros estaban el de Ureta y el de Santa Olaja (El que está antes de subir Lapetaratxe).

ob_e0ed4a_ingenieros027

Puente de Ibaizabal (Llanteno).

ob_9d65da_ingenieros028

Puente de Gordeliz (Artziniega).

ob_2e875c_ingenieros078

Puente de Angostina (Artieta).

Como vemos, más que reconstruirlos, les hicieron un apaño para poder pasar. Fue algún mes después cuando  los reconstruyeron y ya el 29 de Diciembre de ese mismo año quedaron inaugurados todos los derribados que comunicaban con Artziniega.

prensa_0588.png

Sólo los puentes que comunicaban entre sí a poblaciones alavesas fueron sufragados por la Diputación, los que lo hacían con Vizcaya aún estando en territorio alavés, fueron a cuenta del Estado porque al calificarla a ésta “provincia traidora”,  mediante la promulgación por parte del general Franco del decreto de ley número 247, le abolió el concierto económico.

Bibliografía:

-El puente colgante de Bizkaia: reflexiones de un ingeniero. Javier Rui-Wamba Martija

-La ingeniería de caminos durante la Guerra Civil española. Destrucción y reconstrucción de puentes. Vanesa M García-Lozano

-El servicio militar de puentes y caminos de Cataluña. Reconstrucción de daños de guerra y trabajos forzados. Oriol Dueñas Iturbe.

-Hoja Oficial del lunes núm. 329. Año 1937.

-Pensamiento Alavés. Año 1937.

-Archivo Histórico Nacional. Fiscalía del Tribunal Supremo.

– Archivo Histórico del Gobierno Vasco. Fondo del Departamento de Defensa

http://comedurasdetarro.over-blog.es/2015/09/puentes-destruidos-durante-la-guerra-civil.html

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s