Transporte a Gasteiz

El 4 de abril de 1916 se publicaba en el diario vitoriano Heraldo Alavés un escrito del articulista Felipe Lebantini en el que reflexionaba sobre un tema que, un siglo después, sigue de plena actualidad: las comunicaciones (o falta de ellas) entre la comarca de Ayala y la capital de la provincia de Álava. Aboga Lebantini por el establecimiento de un servicio de “automóvil” entre Vitoria y Amurrio y entre Amurrio y Artziniega, para así fomentar las relaciones comerciales y los lazos entre los pueblos de la provincia.

Los deseos de F. Lebantini se hicieron realidad, y años más tarde un autobús unió Ayala con Vitoria. De hecho hoy en día el servicio es casi exactamente como se demanda en le artículo. Sin embargo, salta a la vista que el “automóvil” no es suficiente para contrarrestar el peso de la geografía y la lógica de los movimientos humanos, y la brecha entre Vitoria y los pueblos ayaleses sigue ahí.

prensa_0314

Transcribimos a continuación el artículo.

 Encomiando una idea

El artículo que publicamos días atrás sobre las comunicaciones en Álava, ha causado excelente efecto en los pueblos y prueba de ello es la carta que nos remite uno de nuestros corresponsales y que reproducimos a continuación:

Seguramente que el artículo “las comunicaciones en los pueblos” inserto en el HERALDO ALAVÉS  el día 25 del pasado, habrá parecido interesante y oportuno a muchos de sus lectores.

De mi puedo decir que me pareció de perlas, y a fe que el autor del mismo se hace acreedor a los mayores elogios, por lo bien que ha sabido interpretar los deseos y aspiraciones de quienes viviendo en Álava nos sentimos dolorosamente alejados de la capital, sin vías directas de comunicación, que por otra parte y de haberlas, habrían de ser venero de felicidad para la capital y para los pueblos.

El articulista puso el dedo en la llaga y señaló clarividencialmente el mal que padecen diversos territorios de nuestra provincia, cuando afirmó que las relaciones comerciales  de la capital de Álava con sus más importantes pueblos, no podían ser más estériles, debido a falta de medios de comunicación.

Exactas, exactísimas son sus apreciaciones que nosotros queremos corroborar en cuanto a parte del distrito de Amurrio se refieren, ya que por habitar en él hace ya algún tiempo, hemos podido apreciar más cerca sus necesidades.

No hay que hacer grandes esfuerzos para demostrar que Bilbao es preferido a Vitoria, en cuanto a relaciones comerciales con pueblos de Amurrio, Ayala, Oquendo y Arceniega.

Y la razón es obvia: ¿Quién es capaz de hacer un viaje costoso de dos o tres días, pudiendo hacerlo en uno sólo?

Esto es cabalmente lo que nos sucede con  respecto a Bilbao o Vitoria, por eso no es difícil encontrar en estos pueblos buen número de personas que han llegado a la senectud sin visitar una sola vez la capital de Álava, mientras que a la de Vizcaya han ido frecuentísimamente por mor del tráfico y necesidades de la vida.

Lo apuntado no por verídico deja de ser menos lamentable y amargo, porque si el unir y estrechar más y más los lazos entre la capital y los pueblos de una provincia, es base de prosperidad y segura norma de cordialidad de afectos, de progresos y unidad de miras encaminadas al bien común de la misma; lo que de lejos o de cerca pueda servir para aflojar esos mismos vínculos, forzosamente ha de ser  de efectos perjudiciales a sus intereses.

De ahí que no sea aventurado predecir que con el cambio de relaciones ganaríamos el ciento por uno y que el que tal empresa realizara, llevaría una obra eminentemente alavesa, que todos habrían de aplaudir con entusiasmo.

autobus-combinado-bilbao-a-vitoria-con-enlace-al-tranvia-del-valle-de-arratia-la-vitoriana

Autobús La Vitoriana en combinación con el tranvía  del Valle de Arratia. (Foto orientativa de lo que se reclamaba).

Muy bien estaría el servicio de automóviles Vitoria-Amurrio que idea el articulista de HERALDO ALAVES, y mejor  aún, si teniendo en cuenta la corta distancia que media entre Arceniega y Amurrio, pudiera enlazar en aquella villa con el automóvil diario que va a Sodupe, para tomar en este punto el tren de La Robla. Se habría hecho entonces la deseada unión de la capital con los más apartados territorios de la provincia, en el trayecto se encuentran pueblos importantes que seguramente habrían de acoger con los brazos abiertos idea tan simpática, y tenemos por descontado que la empresa llamada a darle cuerpo, habría de obtener óptimos frutos.

Creemos que con un poco de dinero y más de entusiasmo podíamos ver realizada una obra en la que todos tenemos puestas nuestras esperanzas de patriotas.

Seas así, todo por nuestra provincia, a quien queremos ver engrandecida en todos los ordenes de una recta administración.

F. Lebantini

Ayala 2 de Abril de 1916.

 

Bibliografía:

Heraldo Alavés 4 de abril de 1916

http://www.spanishrailway.com/2012/05/25/tranvia-electrico-de-bilbao-a-durango-y-arratia/

 

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Aldatu )

Connecting to %s