1937-2017, 80 aniversario de la Caída de Artziniega

Hoy 27 de junio de 2017 se da una efeméride aciaga para la historia de nuestra Villa. Hace 80 años que Artziniega cayó en manos de los golpistas que se levantaros en armas el 18 de Julio de 1936 contra el Gobierno legítimo republicano.

Gurdia 27 Gudaris 1937
Gudaris en Artziniega (1937).

Esto decía la crónica (la más completa que hemos encontrado de tal fatídico día) titulada Los soldados de España no conocen la fatiga, del Heraldo de Zamora del 28 de Junio de 1937, firmada por un tal El Tebib Arrumi:

“Si bien en el curso de las operaciones de ayer no se pudo operar a causa del temporal, el día ha sido aun peor.  Con este problema sospecharan los que escuchan que no se ha podido operar, pero si tal piensan es porque todavía no se han dado cuenta exacta de la clase de  soldados que tienen nuestra España inmortal.

Bajo un diluvio y en un terreno imposible, encontrando a cada paso un torrente, teniendo que vadearlo con el agua al pecho, nuestras columnas han avanzado en casi todo el frente con tal empuje que han logrado objetivos extraordinarios.

El principal de todo es haber librado en el día de hoy, “en el día de hoy”, no antes como algunos impacientes han propalado, lo que quedaba de territorio de tierra alavesa en poder de los rojos. Ya está por completo en nuestro poder esta tierra leal a España. Está fuera de la dominación de los rojos. ¡Alava por España! ¡Viva Alava!”

Si tuvieron que vadearlo con el pecho al agua,fue porque los gudaris volaron los puentes de Artziniega en la Guerra Civil. Lo que quedaba de territorio alavés, era el municipio de Artziniega, como leeremos a continuación. Así proseguía la crónica:

“Descendiendo a detalles diré que en este día de lluvia torrencial se ha ocupado todo esto: el importante pueblo de Güeñes, el crestón de Somogudo, Cabreriza la Alta, Aranguren, depósito de aguas, alturas de Arciniega, las cumbres de Santurce al alto de la Cruz, Garay y Santa Coloma, y todavía a la hora de enviar este despacho prosigue el avance, aunque sigue lloviendo de manera desconsoladora y aunque el enemigo opuso una mayor resistencia, pues intento unos pinitos que no pasaron de un amago de contraataque por el frente de Mendieta.”

En la portada, aclara de qué Mendieta se trata y no es el pueblo que pertenece a nuestro municipio, precisamente.

prensa_0556

“El río Cadagua, se pasó por el puente de Ibarra, próximo a Mendieta,…”

Todos las cumbres desde Santurce a el alto de la Cruz que pertenecen a Artziniega son: Aspuru, Ubaltorre, Billoran (La Remonchina) y Ganzabala (Valderrama). Santa Coloma todos sabéis qué pueblo es y Garai no podemos asegurar que sea aquí, aunque hay un lugar así llamado entre Zaballa y Eskartza.

En esta crónica habla de “las alturas de Arciniega”, pero en otras, como por ejemplo en la Hoja Oficial del lunes del 28 de Junio de 1937 dice:

“Ayer fueron conquistados los pueblos de Gueñes, Arceniega, Aranguren, Mendieta, Santa Coloma y muchas posiciones más”.

caida-de-artziniega

Aunque aquí también mencione Mendieta y “los pueblos de“, en la crónica dice: “después de cruzar el  Cadagua a nado…”. Por lo tanto está hablando del barrio de Mendieta en el municipio de Zalla. Lo que si hablan en las dos crónicas, es de Santa Coloma –pueblo perteneciente al  Ayuntamiento de Artziniega-, que es precisamente por donde huyeron hacia Balmaseda  los republicanos, como os contaremos a continuación. Y en esta y otras crónicas habla del pueblo de Artziniega, no sólo de “las alturas”.

Revisando el calendario de aquel año vemos que era  domingo el día que entraron los franquistas a nuestro municipio. ¿Y por dónde vinieron?

ENTRADA DE LOS FRANQUISTAS

Cuando construyeron las trincheras de toda esta zona las hicieron pensando que los nacionales entrarían por Burgos y en esa dirección estaban orientadas. Entre otras,  las de Vallobera, Otsati…pero se equivocaron los gudaris.

-Isabel Lopez (88 años) nos contaba que los republicanos huían por Peñalba y batallones de nacionales entraban por Ubaltorre y se les veía venir desde el pueblo. Venían nacionales y moros. Cuando abrían fuego los que huían y los que llegaban, por el pueblo la gente se asustaba porque les pillaba en medio del “chunchun”. Se acuerda como en la huída de los republicanos por Peñalba, un familiar suyo que estaba luchando por Bizkaia pasó por delante de su casa de Atxomin.

 -En libro La Sociedad Reprimida nos cuenta el autor, que el primer alcalde franquista que tuvo Artziniega lo nombraron porque fue el primero que se abrazó a la bandera cuando entraron vencedores los nacionales.

Unos días después de ser nombrado alcalde, se colocó una Cruz en lo alto de Peñalba en honor a los “Caídos por Dios y por España”. Y así decía parte del discurso que protagonizó después del sermón del cura Don José, en la inauguración de dicho monumento:

“Cuando por fin nuestros hermanos los moros y los requetés de Franco asomaban el hocico por la Petarache, los rojos al verlos, huían como cobardes por este lado de Peñalba…”

Por las crónicas de la época y los testimonios recogidos, podemos asegurar que el domingo 27 de junio de 1937, bajo un día muy lluvioso, el municipio de Artziniega cayó en manos del bando sublevado, que entró por Llanteno (Lapetaratxee y Ubaltorre) con batallones de requetés y moros. Pasaron el río con el agua al pecho debido a la crecida del río y a que los republicanos volaron los puentes en su huída. Huída que hicieron por Peñalba hacia Balmaseda, que todavía estaba en manos republicanas -cayó dos días después-.

Aunque en este artículo, hecho a todo correr, queríamos recordar esta efeméride de la historia. Supongo que como a nosotros os habrá sorprendido o nunca habíais oído hablar de esa Cruz de Peñalba. Así que os vamos a contar algo sobre ella y porqué afortunadamente ya no está en pie.

LA CRUZ DE PEÑALBA

 En el libro anteriormente mencionado entrecomillado, (por lo tanto, palabras textuales) se narran las “batallitas” que contaba el alcalde en los bancos de detrás de la iglesia, años después de dejar de serlo. Una de ellas fue esta de la Cruz:

“Aquél día subió al monte todo el pueblo y todo el ayuntamiento conmigo al frente. Antes de la misa pusimos la cruz que ahora ya no está allí. Por cierto, que no sé quién ha podido ser el cabrón que la rompió y la tiró hecha pedazos por la ladera abajo, porque si lo supiera no le iban a quedar ganas de volver a repetirlo. Bueno, el caso es que pusimos la cruz por nuestros caídos y al acabar la misa me pareció que debía decir algo…”

El susodicho se acordaba parte de lo que dijo, pero no se acordaba como empezó. Se lo recordó una mujer que allí se encontraba mientras lo contaba.

“!Feligreses del Ayuntamiento de Arceniega! Cuando hace unos cuantos años volvía de América, y en vez de ir a vivir a mi pueblo, decidí venir a vivir con vosotros, no sabía si lo hice por mi bien o por el bien vuestro. Y ahora veo que fue por el vuestro.”

Gracias a ese hombre o mujer, hoy no tenemos esa cruz en homenaje a los caídos por Dios y por España. ¡A ver si entre todos/as preguntando a nuestros/as mayores,  logramos poner nombre a ese o esa héroe anónima!

 

*El único motivo de no poner el nombre del alcalde, es debido a que al hacerlo deprisa y corriendo, no nos ha dado tiempo a confirmarlo. Se debía llamar Juan, más conocido por Juanillo el pajero.

Bibliografía:

Avelina Torre Revilla

Hoy en día, entre la gente más joven del pueblo, la única empresa de embutidos que tenemos es conocida como “La Chori” pero no hace tanto nuestras abuelas nos decían “vete a comprarme unas morcillas donde Avelina”. Ella, Avelina Torre Revilla, es la protagonista de este artículo y una figura merecedora de un recuerdo y un reconocimiento que desde aquí, humildemente, le queremos hacer.

¿QUIÉN ERA AVELINA?

Eulogio Torre Orive y Soledad Revilla Llano era un matrimonio natural del Valle de Angulo que tuvo 5 hijas y un hijo. A principios del siglo pasado vinieron a vivir a la casa número 2 de la Goiko Plaza y una de sus hijas fue la artífice de que las morcillas de Artziniega sean mundialmente conocidas y de que incluso el rey Juan Carlos haya degustado los embutidos de Artziniega.

avelina.png

Avelina Torre Revilla nació en el pueblo de Angulo del Valle de Mena el 10 de Noviembre de 1903, al de pocos años de nacer se vino junto a su familia a vivir a Artziniega. Cuando tenía 10 años se vio obligada a trabajar y así estuvo ininterrumpidamente hasta que falleció el 15 de julio 1983 a la edad de 80 años.

Primeramente empezó a trabajar de niñera, y posteriormente en una casa de comidas que habían fundado en el año 1929 sus padres en dicha casa de la Goiko Plaza. El comedor estaba en el primer piso de la vivienda y en el bajo, el bar. La familia vivía en el segundo piso. En ocasiones especiales, como bodas, solían poner las mesas en los hastiales -que los tapaban con unos biombos- y también daban comidas a las familias más pudientes de la Villa.

Entre los más mayores del lugar eran conocidas como las “angulesas”, y no porque sirviesen angulas (no tenemos constancia de ello), sino porque eran de Angulo. Este trabajo lo compaginaba ayudando a Avelina Rivacoba, que era la cocinera del desaparecido Palacio de la familia Garay.

PRIMEROS AÑOS

En el año 1940 Avelina contrae matrimonio con Ignacio Ibarra Otaola, natural del barrio de Zubiete de Gordexola, y se van a vivir de alquiler a una casa de Zabalgoitia  (conocida hoy por la de Belón) situada en el número 8 de Avenida Amezola. Es allí donde junto a una tercera persona estableció, en los bajos de dicha casa, una pequeña industria de elaboración de embutidos de forma artesanal, como le había enseñado su madre, y una carnicería.

Pero a los pocos días su marido sufre una parálisis total que le retiene inmovilizado durante 15 años. Así y todo, aun con la “carga” extra de atenderle, sigue trabajando. La constancia, el trabajo continuo y la calidad de los productos hicieron que fueran cogiendo fama sus embutidos y empezara a vender  fuera de la Villa. En el año 1955 fallece su marido y es cuando con los dineros ahorrados crea la empresa embutidos La Encina, Avelina Torre viuda de Ibarra -la imagen corporativa de la empresa a parte del nombre estaba el árbol de La Encina, porque era muy devota de La Virgen de la Encina- y se traslada a un edificio contiguo a aquella casa y más amplio, que era también de Zabalgoitia. Hoy ya no existe y en su lugar hay un chalet que construyó la propia Avelina para vivienda. Es aquí donde empezaron a elaborar los embutidos industrialmente.

avelina3
A la derecha, el edificio de 1955, hoy desaparecido y a la izquierda al que se trasladaron en 1967.

Justo al lado, dos hombres de Quincoces de Yuso tenían una fábrica de embutidos y no sabemos si debido al incendio que sufrió el pabellón o a qué exactamente, dejaron el negocio. Este edificio era propiedad de Domingo Abascal Alonso, natural de Gordexola. Su empresa Abascal S.A. tenía la concesión de la línea de autobuses Arceniega-Sodupe y era allí donde en su día tenía las cocheras. Abascal, primeramente, se lo tuvo alquilado a Celaya (central del Athletic en la época de la famosa delantera de los 50: Iriondo, Venancio, Panizo, Gainza y Zarra) y a Largacha, sobrino de Domingo, y posteriormente a los hombres de Quincoces antes mencionados.

Avelina aprovechó tal circunstancia para comprarlo y hacer uno nuevo sobre las cenizas de aquel, adecuándolo a las normas de sanidad de la época. Corría el año 1967 cuando se trasladan al dicho pabellón, que por fuera es básicamente igual que el actual.

MEDALLA AL MERITO EN EL TRABAJO

Fue en ese año 1967 cuando a petición del entonces alcalde José Ramón Canive Torre, el ministro de Trabajo, haciendo una excepción a la norma general, le concede la Medalla al Mérito en el Trabajo en su categoría de plata.

Dicha medalla es una condecoración española de carácter civil que se concede a una persona, corporación, asociación, entidad o empresa en mérito de una conducta útil y ejemplar en el desempeño de cualquier trabajo, profesión o servicio habitualmente ejercido; o en compensación de daños y sufrimientos padecidos en el cumplimiento de ese deber profesional.

La condecoración fue creada por Fernando Borja en 1926 durante el gobierno presidido por el General Primo de Rivera, suprimida durante la República y restaurada y modificada en 1942. En 1960 se aprobó un nuevo reglamento y el vigente es de 1982. Tiene tres categorías: la de oro, plata y bronce. Las personas condecoradas con la de oro tienen el tratamiento de excelencia, la de plata de ilustrísimo y la de bronce de caballero.

avelina4.png

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Así decía el BOE en relación con la concesión de esta medalla a Avelina Torre:

“Ilmo. Sr.: Visto el expediente tramitado por la Delegación Provincial de Trabajo de Álava sobre concesión de la Medalla del Trabajo a doña Avelina Torre Revilla; y Resultando que el Alcalde Presidente del Ayuntamiento de Arceniega ha solicitado de este Ministerio, con informe favorable del Gobierno Civil de la provincia, la concesión de la expresada condecoración a favor de la señora Torre Revilla (…)

Delegación, dio cumplimiento a lo prevenido en el artículo noveno del Reglamento de la condecoración e informó favorablemente la petición deducida;

Considerando que procede acceder a la concesión de la Medalla solicitada, por concurrir en la señora Torre RevilIa las circunstancias prevenidas en los artículos 1.0. 4.0 Y 11 del Reglamento de 21 de septiembre de 1960, en cuanto se han justificado más de cincuenta y cuatro años de servicios laborales prestados con un carácter ejemplar y una conducta digna de encomio en el desempeño de los deberes que impone una profesión útil habitualmente ejercida;

Considerando que los años de abnegado trabajo y los méritos contraídos son factores que justifican cumplidamente la excepción a la norma general y que el ingreso en la Orden de la Medalla se verifique por categoría superior a la inicial; Visto el referido Reglamento de 21 de septiembre de 1960.

Este Ministerio, a propuesta de su Sección Central de Recursos y Recompensas y de conformidad con el dictamen de la mencionada Junta Consultiva, ha acordado conceder a doña Avelina Torre Revilla la Medalla al Mérito en el Trabajo, en su categoría de Plata. Lo que comunico a V.I. para su conocimiento y traslado a los interesados.

Dios guarde a V. l.

Madrid, 30 de septiembre de 1967.

ROMEO GORRlA”

Este anuncio venía firmado por el que era entonces Ministro de trabajo Jesús Romeo Gorria –suegro de Antonio Aranguren Amezola-. Fue él personalmente quien el día 27 de septiembre de ese año, le hizo entrega de la medalla.

avelina5
El ministro Romeo Gorria y autoridades el día que le entregaron la medalla.

Como hemos dicho anteriormente Avelina falleció el  15 de Julio de 1983 y al no tener descendencia repartió la herencia entre 5 personas: una hermana, primos y una persona que no era de la familia.

EMPRESA ACTUAL

 Después de unas pequeñas desavenencias, Enrique Torre Aja (76 años) –uno de sus sobrinos- continuó con el negocio y creo la sociedad actual Embutidos Arceniega el 1 de Agosto de 1988.

Nos contaba Enrique que se puso ese nombre porque los chorizos y morcillas eran conocidos en todas partes por el nombre del pueblo.

En una conversación que tuvimos con él decía que desde el primer momento empezaron a vender en Bilbao allá por los años 40. Se vendía, a parte de morcillas y chorizos, todo lo que tenía que ver con el cerdo. Ahora venden en sitios como Barcelona, Madrid,.. y recuerda que en su día se vendió en Argentina y Estados Unidos. En este último país como estaba prohibida su venta, los metían escondidos como si fueran botes de pintura, a través de uno de Bilbao. Como anécdota, nos contó que un marinero de Castro Urdiales le hacía llegar morcillas y chorizos al Rey.

Los cerdos los adquirían del mismo pueblo y en los Valles de Ayala, Mena y Losa. Y en un cercado contiguo a la fábrica los tenían hasta sacrificarlos. Hoy en día se compran ya sacrificados en origen, de Burgos y Pamplona. Hasta que cambió la ley los sacrificaban en el matadero propio del que disponía la fábrica.

En cuanto al pimentón, ingrediente esencial que usan para elaborar el chorizo y los adobados, es de denominación de origen de Murcia y lo traían y siguen trayendo de Totana, ya que es más suave que el de La Vera (Cáceres) que es ahumado.

También nos explicó Enrique que aparte de las trabajadoras de la empresa, las mujeres de medio pueblo en sus propias casas les limpiaban las tripas y las cosían. Este último, era el trabajo más arduo y lo hacían incluso las monjas Agustinas. Hoy en día esa labor la hacen las máquinas.

Respecto a la plantilla que ha tenido la fábrica, nos comentó que llegó a tener entre 18 y 25 trabajadores, y que fueron muchas las mujeres del pueblo las que trabajaron contratadas (aparte de las que colaboraban desde sus casas) aunque solía suceder que una vez casadas lo dejaban. Eran otros tiempos.

Actualmente la empresa cuenta con 8 personas en plantilla.

avelina6
Antiguos trabajadores y trabajadoras de Embutidos La Encina, con la propia Avelina.

A día de hoy la empresa goza de buena salud y comercializan gran variedad de productos como chorizo, costilla, papada, txistorra, salchichón, morcilla, salchichas, lomo, bacón… todo ello fresco, adobado o en manteca. Siguen manteniendo una carnicería de venta directa y distribuyen sus productos en grandes superficies, carnicerías y restaurantes de todo el estado.

# Agradecemos a Enrique el trato recibido ya que fue muy amable. Nos abrió las puertas de par en par de la empresa, nos contó todo lo que le preguntamos de la historia, de su tía y nos enseñó y nos dejó hacer capturas de todas las fotos (incluso familiares) que allí tenía. La culpa de que las fotos tengan reflejos y poca calidad es nuestra.

Bibliografía:

-B.O.E. 28 de Marzo de 1942.

-B.O.E . 18 de diciembre de 1958.

-B.O.E. 30 de Septiembre de 1967.

-Real Decreto 17 de Marzo de 1982

-Embutidos Arceniega S.A.

-Varios vecinos mayores del pueblo.