Puente de La Lastra

El lugar de La Lastra se encuentra junto al río de Artziniega, bajando por el camino de hormigón que sale desde el Campo de Abajo (hoy Geltoki Plaza) a la izquierda, antes de pasar el pilón automático que regula el acceso al casco antiguo y que tantos bajos de vehículos ha rediseñado los últimos años. La palabra “lastra” es (y sobre todo era) habitual tanto en castellano como en euskera, es de origen incierto y designa una losa de piedra lisa. Esa lastra o losa de piedra lisa es exactamente lo que nos encontramos allí en el mismo cauce del río.

Para cruzar este río -que es el principal de Artziniega- por ese lugar tenemos un vado de cemento construido a finales del siglo pasado;  y a la izquierda un puente de piedra en arco espectacular. Y no lo decimos nosotros lo de espectacular, que también, lo dicen arqueólogos o historiadores que han escrito sobre ello como Agustin Azkarate Garai-Olaun, Victorino Palacios Mendoza o José Rodríguez Fernández.

A este puente mucha gente en el pueblo le llama “puente romano”. Pero de romano no tiene nada, y tampoco de medieval. Ni siquiera de románico, ni mucho menos. Denominar romano a esa tipología de puentes no sólo pasa en Artziniega, es muy común en todos los lugares que controlaba el antiguo imperio romano, así que estáis perdonados (uno de los que suscribe también le llamaba así de niño). En este artículo vamos a intentar explicarlo.

IMG_20161021_171243
Puente de La Lastra. Año 1917. (Creemos que será anterior)

En el libro Arabako zubiak-Puentes de Álava  viene recogidas unas citas, entre otros, de Jean Mesqui, un afamado ingeniero francés que ha escrito infinidad sobre puentes.  A pesar del localismo, nos parece importante para corregir este tópico erróneo sobre la cronología de dicho puente:

La construcción de “arcos subidos” –en expresión que figura varias veces en nuestros documentos- aumenta su capacidad de desagüe constituyendo en ese sentido un avance notable. No obstante, tenía también diversos inconvenientes particularmente en los puentes de un solo ojo como la necesidad de recurrir a cimbrados costosos, su fragilidad constructiva y, sobre todo, la inestabilidad de las rasantes alomadas como consecuencia de la altura que alcanzaban las claves (Ibidem: 171). Este tipo de puentes será característico de regiones montañosas con ríos de cauces de poca anchura que presentan, no obstantes, una importante caudalosidad relativa, como es el caso de la cuenca cantábrica alavesa (R. Galdós, E .Ruiz Urrestarazu, 1983: 81). Durante siglos, los puentes de estas regio lanes fueron fundamentalmente de carácter lígneo: “Dans les régions montagneuses, oú les crue torrentielles doivent s´écouler dans des temps trés brefs, les constructeurs édifient de préférence des ponts de bois, moins coúteux á remplacer” (J. Mesqui, 1986: 171). Muchos de estos puentes de madera comenzarán a ser sustituidos por obras de “cal y canto” a partir del siglo XVIII tal y como, paradigmáticamente, puede observarse en la cuenca cantábrica alavesa. De los 59 puentes catalogados al norte de la divisoria de aguas cantábrico-mediterránea, 45 (77, 58%) fueron construidos durante los siglos XVIII y XIX y 30 de ellos son de medio punto ofreciendo, frecuentemente, perfil alomado. Los ejemplos que pueden traerse a colación son numerosos tanto en la cuenca cantábrica como fuera de ella. Los puentes de La Lastra,(…)etc. constituyen sendos ejemplos de puentes que  responde a una tipología común que se extenderá por la región a lo largo del siglo XVIII: único arco que voltea en medio punto, dovelas de buen tamaño bien escuadradas y rasante quebrada. Como señala J.Mesqui (Ibidem :173), resulta divertido constatar que este tipo de puentes, que no pueden llevarse más allá del siglo XVIII, son precisamente aquellos que – debido al alomamiento de su perfil- reciben con frecuencia la consideración de romanos o, más comúnmente, de medievales.

Como hemos dicho, no sólo pasa esto aquí, es un tópico erróneo desde Fisterra hasta  el Kurdistan, y como dice J. Mesqui en el libro Le pont en France avant le temps des ingénieurs (1987): “un mito cuidadosamente mantenido por los arqueólogos del siglo XIX: les bastaba exhibir un pilote de madera o un azuche metálico para revelar la existencia de un puente romano”.

MORFOLOGÍA

Este puente es un ejemplar de un solo ojo, que salva el cauce del río volteando un arco de medio punto de generosas dimensiones. Tanto la boquilla del arco como su plementería son de sillería, mientras que tímpanos, estribos y otros elementos secundarios se levantan en fábrica de mampuesto regular (mampostería). La rosca del arco, en su lateral derecho aguas arriba, se encuentra modificado por las obras de encauzamiento realizadas, obras que también afectaron a la zapata del puente, oculta en la actualidad por un encofrado (de casi un metro del altura) de hormigón. El puente conserva todavía sus antepechos, efectuados en tosca factura, y un empedrado dividido en dos calles por un cordón central. Los tímpanos como tal no existen, sino que los macizos de mampostería exteriores corresponden con los pretiles de la plataforma viaria que rematan en bloques a rajuela.

Las medidas son las siguientes:

Puente

Alomado.

Longitud total: 12m.

Anchura: 2,75m.

Arco

Medio punto.

Luz: 9,20m.

Flecha 4,70m.

Pretil

Anchura: 0,50m.

Altura 0,70m.

Vía

Encachado.

Anchura 1,80m.

Como vemos, la tipología de este puente es exactamente la que nos describe J.Mesqui y compañía, también el lugar o río. Un río por el que normalmente baja poco agua y de cauce estrecho, pero que cuando llueve mucho o hay deshielo en la Peña trae gran caudal. Además, hay más ejemplos de este tipo de puente construidos en Álava y otras partes del mundo en los siglos XVIII y XIX.

IMAG0358-1

CRONOLOGÍA

En el archivo histórico municipal de Artziniega no se encuentra ni el autor ni el año en que se hizo este puente. Posiblemente  fue una obra hecha por la provincia, así que en algún archivo histórico provincial podrá estar la documentación, aunque dudamos mucho de que exista si en trabajos de gente tan prestigiosa no aparece  y arqueólogos de la Universidad del País Vasco tampoco han encontrado nada al respecto. Así que con la documentación que hemos recabado vamos a hacer una cronología y tratar de poner fecha de construcción a este puente, que coincide con el siglo dado por los expertos.

· Año 1495:

El 21 julio de 1495 los Reyes indican que Lope de San Pelayo, en nombre de la villa y tierra de Arciniega, les dijo que hacía mes y medio que hubo gran diluvio y tempestad de piedra y agua, que llevó todos sus puentes, esta información la envía al Consejo para que provea lo que proceda.

· Año 1537:

El 16 de Febrero de 1537 el Rey Carlos I otorga una carta de poder a la Villa de Arceniega para reparar los cuatro grandes puentes que hay en los términos de la Villa que  las grandes avenidas de agua habían derribado o llevado porque estaban mal reparados.

·Año 1591:

Un pleito sobre heredades del 26 de Agosto de 1591 decía: “otra pieça en basave sobre la puente de carrera”.

·Año 1659:

El 7 de Mayo de 1659 las Juntas Generales de Álava aprueban la memoria de los puentes de la provincia que se deben reparar a costa de ella y de los que corren por cuenta de los lugares en los que se encuentran. Aquí aparecen los cuatro puentes generales de la provincia pertenecientes a Artziniega, que son: “Ureta, Urtave, Santa Olalla y Barrache” (en la transcripciones que hay al respecto pone Santa Olar, para nosotros pone Santa Olalla).

· Año 1731:

Apeo entre la villa de Artziniega y la Tierra de Ayala del 24 de Setiembre de 1731: “Se allo otro (mojón) a lo ultimos de las carcabas que le yzieron de parte de la Villa en el paraje que llaman ganzabala y bajando bia retta junto y arriba del sendero que sale del barrio de pettiz azia la villa y a la vista de la tejera de Garabilla”

· Año 1737:

Libro de cuentas del año 1737 del archivo municipal de Artziniega: “dos días de Bereda para componer el ponton de La lastra”.

· Año 1741:

En un mandamiento fechado el 22 de febrero de 1741 por parte de las Juntas generales de Alava para que arregle a su costa, del puente de Arciniega se dice lo siguiente: “que se compone de tres zepas muy bien executadas por su frontal y que por no aver de roble los echan de enzina y a pocos años se pudren y se caen con brevedad”. También dice que aunque no sea general es igual o más importante que los otros generales por la cantidad de arrieros que bajan de la Peña de Angulo o los otros dos portillos, con vino hacia Bilbao y otros muchos pueblos. Entonces instan a que se haga de piedra para que sea permanente. Estaban hablando del puente de Gordeliz.

· Año 1747:

En un mapa topográfico que se encuentra en el archivo de la Chancillería de Valladolid que se realizó debido a un pleito entre los concejos de Artziniega y Mendieta, sobre posesión y aprovechamiento de términos, aparecen cinco puentes que son: “Ureta, Urtabe, Santa Eulalia, Molinos de Arriba y Varrachi”.

· Año 1769:

En una carta remitida el 3 de Marzo de 1769 por el capellán de Soxo Francisco de Gorbea Viergol al geógrafo del reino Tomás López y Vargas para hacer el Atlas Geográfico de España, en este caso el territorio que abarcaba la Vicaria de Tudela, y posterior trabajo publicado con mapa y todo, dice lo siguiente: “en el Rio de Arceniega se encuentran los puentes de Ureta, de Urtabe=la de Abajo=la de la Lastra=la de Arriba=la de Barrachi= y la de Gordeliz, y no os cuento los pontones que hay hasta la Peña”.

· Año 1855:

El acta de la sesión celebrada el 10 de Agosto de 1855 dice: “Mediante el mal estado en que se encuentra el  Puente de la lastra y algunos otros se acuerda se proceda a la reforma de los pretiles”.

· Año 1859:

En una sesión extraordinaria en la casa consistorial de la Villa de Artziniega celebrada el 7 de Setiembre de 1859 se acuerda “que se componga el puente de la lastra y se arreglen las cunetas desde Barreteguren a Ureta como también los pasos malos que hay desde Barrachi a tomar el camino de la Fuente de la Fragua”.

· Año 1937:

Carta remitida al Ayuntamiento de Artziniega el 13 de Febrero de 1937, en plena guerra civil: “En contestación a su oficio comunicación de fecha 11 del corriente referente al acuerdo de 2 de Enero último por ese Ayuntamiento: Debo manifestarle que por el Ayuntamiento de aquella fecha se acordo la construcción y arreglo del camino de la Lastra a Valderrama así como el arreglo del estribo y realzamiento del puente”. Esta obra la hizo Isidoro Urruela de oficial y  Félix Aretxabala como peón. Los materiales accesibles se llevaron mediante vereda y lleva la firma de Eugenio Yarritu, acompañada de un Salud y República.   

 

IMG_20171219_180456
Postal de principios de los 80.

 

CONCLUSIÓN

En el año 1495 vemos que en Artziniega había varios puentes; en 1537 que eran cuatro, nmientras que en 1591 nos hablan por primera vez de una construcción para pasar dicho río a Basabe, (Basabe se encuentra más arriba que La Lastra). En esa época se llamaba la puente” tanto a pontones como a puentes, fuera cual fuera el material de que estuvieran hechos.

En cuanto a los siglos XVII y XVIII las citas son abundantes: en 1659 nos dicen cuáles eran esos puentes que había en Artziniega, los principales y hechos a “cal y canto” (de piedra), que son Urtabe, Ureta, Santa Olalla y Barratxi. En 1731 vemos que esa “carrera sobre la puente”, era un camino que iba desde la Villa hasta el barrio Petiz en Llanteno, camino ya convertido en senda que hemos conocido, hoy muy cerrada. En 1737 nos habla de un pontón, por lo tanto lo que había allí era un pontón, no un puente, porque como vemos en el mapa de 1747, no aparece ningún puente de La Lastra. Como novedad, ya nos habla del puente de los Molinos de Arriba (el que está en la escuela y viejas piscinas). En 1741 nos hablan de un puente de madera en Gordeliz que la diputación da permiso para hacerlo de piedra. En 1769, el párroco de Soxo ya nos habla del puente de La Lastra y aparece en el mapa. Y dice que no nombra pontones, sólo puentes.

Es por tanto en ese lapso de tiempo precisamente cuando creemos que se construyó el puente de La lastra actual: entre 1747 y 1769. Seguramente  antes habría un pontón de madera como el de Gordeliz, que debido a que su madera se pudría lo hicieron ya de piedra. Posteriormente se hicieron varios arreglos y en el año 1937, dado que que se estaba hundiendo porque los estribos estaban en el lecho del río, ponen las zapatas de cemento y lo realzan. Por lo que dicen los expertos, el puente sería algo más alto, y esto se puede apreciar en la foto de 1917. Por lo tanto, como bien dicen los que han escrito sobre él, nosotros también creemos que este puente se hizo en el siglo XVIII, y que tuvo que ser después del año 1747 y antes de 1769.

Podéis observar el estado actual de este espectacular puente y lugar en este vídeo grabado por Alaitz Bombín Gutiérrez con un dron (vehículo aéreo no tripulado) publicado en Youtube el 24 de Junio de 2017. Se aprecia que necesita un lavado de cara urgente. Es ahora a las instituciones competentes a las que les toca dar pasos para su conservación, antes de que sea tarde. Y a partir de hoy mismo vamos a intentar llamarlo por su nombre PUENTE DE LA LASTRA, que de romano como hemos intentado explicar no tiene absolutamente nada.

 

Nominación de los puentes: Puente de Ureta, puente de Urtabe, puente de Abajo, Santa Eulalia o Santa Olalla (es el mismo, estaba río abajo del actual que está por Tubacex), puente de La Lastra, puente de los Molinos de Arriba o de Arriba (estaba pegado al actual que está por el colegio), puente de Barratxi (recién restaurado) y puente de Gordeliz (muy cerquita de actual, aguas arriba).

Bibliografía:

  • Agustín Azcarate y Victorino Palacios (1996), Puentes de Alava/ Arabako zubiak.
  • Victorino Palacios Mendoza y Jose Rodriguez Fernandez (2008), Patrimonio arquitectónico en la Cuadrilla de Ayala : elementos menores /Aiarako Koadrilako ondare arkitektonikoa. Elementu txikiak.
  • Jean Mesqui (1987), Le pont en France avant le temps des ingénieurs.
  • Salvador Domingo Mena (2015), Caminos burgaleses: los caminos del norte (siglos XV y XVI).Tesis doctoral dirigida por Juan José García González.
  • Chancillería de Valladolid.
  • Archivo General de Simancas.
  • Archivo histórico municipal de Artziniega.
  • Archivo histórico municipal de Ayala/Aiara.
  • Archivo de las Juntas Generales de Álava.

Fotografías:

  • La Hormiga de Oro, 5 de Enero de 1918, número 1.
  • Postal anónima.