La Jurisdicción de Soxoguti.

Soxoguti, según Euskaltzaindia, “es un nombre compuesto de Soxo, junta administrativa de Aiara situado en el mismo valle aguas arriba, y guti “pequeño”, con el significado de ”Soxo menor”.

Badator-078-0020-6.png
Hierro de marcar ganado que se haya en la Fragua de la familia Respaldiza.

Hoy en día y administrativamente, es un barrio del municipio de Artziniega, que cuenta con 33 vecinos/as repartidos en cinco núcleos -en una época de la historia llegó a tener hasta 81- . El propio Soxoguti que da nombre al concejo, San Román, La Cámara, Barruelo y Berrones.

Esto no siempre ha sido así. Según historiadores e investigadores de mucho prestigio y que admiramos −incluso para sus propios vecinos/as− Soxoguti pertenecía a la Tierra de Ayala hasta que se incorporó junto a Santa Coloma, Retes de Tudela y Mendieta en el año 1841 al Ayuntamiento de Artziniega. Este mantra se ha repetido en las últimas décadas una y otra vez. Pero como vamos a demostrar en este artículo basado en documentos desde el siglo XV, ambos estaban equivocados. Al menos en parte.

La primera vez que hemos visto escrito el nombre de este pueblo, que hoy en día es barrio administrativamente es barrio en vez de junta administrativa (junta que en nuestra opinión tienen derecho a crearla por razones históricas) es en la Sentencia Arbitraria del año 1495 entre la Villa de Artziniega y la Tierra de Ayala. Y allí empezamos a sospechar que no era del todo cierto lo que se contaba. Dice así:

Sentencia

“Otro si Soxoguti e en sus términos y heredades que según como hasta aqui que por ambas partes es usado e acostumbrado jurisdiccion e cotos e venales e quanto a los caminos e ambas las partes anden hasta aqui han usado y acostumbrado e si yzieren daño fuera del camino lo paguen”

Como leéis, dice que los términos y heredades de Soxoguti eran usadas por ambas partes, también en lo relativo a su jurisdicción.

En un pleito sobre el reparto de gastos de caminos reales y puentes entre todos los vecinos de todas las aldeas de la jurisdicción de la villa del año 1537 vemos que, efectivamente, hay vecinos de Soxoguti que eran de la jurisdicción de Artziniega.

“Pedimento echo por los dichos procuradores de la dicha villa e por los procuradores de los vezinos de Campijo, Villasuso de Retes e Sujuguti que son de la jurisdicion de dicha Villa (…) e Julio Martinez de Sanroman morador en Sujuguty bezinos de la dicha villa”.

Todos los apeos posteriores al año 1495 están basados y citan esa Sentencia Arbitraria del año 1495. El apeo del 18 octubre de 1764, por poner un ejemplo, lo aclara perfectamente:

“de los lugares de que se compone la M.N. y M.L. Tierra de Ayala y especialmente los Concejos de Mendieta, Santa Coloma, Retes y Sojoguti de la Comprensión de referida tierra, y de la otra la noble Villa de Arciniega su justicia Reximiento y vecinos y Lugares de Campijo, Villasus, Sojoguti y barrio de Gordelliz de su jurisdicción”

Por lo tanto, aunque Soxoguti territorialmente pertenecía a la tierra de Ayala, algunos lugares y vecinos eran de la jurisdicción de la Villa de Artziniega.

En las siguientes líneas y cronológicamente, vamos a deshacer este nudo, aportando documentos históricos de diversos archivos, tanto civiles como eclesiásticos.

Lista de pagadores del año 1573:

Juan Saenz de Norzagaray Lope de Norzagaray
Juan de Norzagaray Gonçalo de San Roman
Bartolome de Norzagaray Juan de la Camara
Pedro de la Camara Diego de Hurruela
Juan de Berrones Tomas de la Camara
Pedro Hortiz de la Camara Diego de Vulpijeras
Diego de la Camara Juan de San Roman
Domingo de Hurruela

Son todos pagadores de Soxoguti a la provincia de Álava. Algunos aparecían en la Tierra de Ayala y otros en la Villa de Artziniega. Hay lista más antigua, pero en la de Artziniega −así como en la de Ayala si− no venía si eran de Soxoguti o Gordeliz, etc.

Censo de Población de las provincias y partidos de la corona de Castilla en el siglo XVI.

Para hacer este censo o plantas de población de las provincias у partidos de la Corona de Castilla, el autor utilizó los libros de las rentas у derechos reales, desde el primero hasta el último tercio del siglo décimo sexto.

En el aparece: VECINDARIO DE LA MERINDAD DE ALLENDE EBRO Y DE LA PROVINCIA DE ALAVA EN EL AÑO DE 1557.

Arciniega: Arciniega, Campijo, Villasus, Gordeliz y Sojoguti. 126 vecinos.

Y efectivamente, en los libros de actas de la Villa desde el siglo XVI, siempre aparecen vecinos de Soxoguti. A veces en el encabezado aparece Soxoguti, otras San román y otras ambos.

IMG_20170309_094341757.png

 

Libro de actas de la Junta de Ordunte del año Año 1623.

La Junta de Ordunte la componía la villa de Artziniega y los concejos de Retes de Tudela, Santa Coloma, Mendieta (ambos de la tierra de Ayala) y Soxoguti; para el aprovechamiento y buen gobierno de los montes.  Estaba conformada por un alcalde de Junta y un montanero de cada concejo. En el acta de la propia Junta de 1623 esto se dice:

“Los Alcaldes de junta y monttaneros que se acostumbran nombrar para el reximen y gobierno de estta juntta y conservazion, de sus monttes y que por partte de la dicha villa estan nombrados por Alcalde de juntta a Silbestre de Quintana y por monttanero a Domingo Zorrilla vezino de dicha villa y lugar de Barruelo”.

Domingo era del lugar de Barruelo, barrio de Soxoguti y vecino de la villa de Artziniega.

Testamento de María Angela de la Camara del año 1744:

“Yo Maria angela de la Camara moradora en esta villa de Arçiniega y moradora de este Varrio de Barruelo de su Jurisdiccion hija lexitima de Don Andres de la Camara y Doña Angela de la Torre difuntos vecinos que fueron de de este lugar de Soxogute…”.

Este testamento aparece en un pleito donde atestiguan varios vecinos:

“Excelentisimo muy S.M publico y único de el numero y Aiuntamiento de dicha Villa de Arçiniega en este Barrio de Barruelo de su jurisdiccion a ocho días del mes de Maio, y año de mil setecientos quarenta y quatro: Siendo testigos francisco Antonio de Ribacoba, vecino de dicha Villa, y morador en el Varrio de San Roman de su Jurisdicion en este dicho lugar de Soxogute”.

María Angela era descendiente de Lope Sáenz de La Cámara y Ana Orive Salazar, los que hicieron la actual iglesia y torre de Soxoguti.

Pliego estadístico de las hogueras y personas legas y eclesiásticas, así como de las parroquias, piezas, rentas eclesiásticas y demás de la Hermandad de Artziniega y Ayala del año 1774.

Artziniega
Hermandad de Ayala.
ayala
Hermandad de Artziniega.

Come veis en la imagen, otra vez aparece Soxoguti tanto en Artziniega como en Ayala. Y es el año dónde más vecinos/as ha tenido el pueblo, 81. En esa época tener 81 vecinos no es moco de pavo.

Año 1798. Compendios Históricos de la Ciudad y Villas de Alava.

Los pueblos de la jurisdicción de Arciniega con los quales forman también la hermandad de su nombre son: Campijo, Villasuso, Gordelliz, Soxoguti, San Roman, y Venta de Ureta, con diferentes caserías en los montes.

La Villa tiene dentro de sus muros 70 vecinos, Campijo 16, Villasuso 4, Gordelliz 8, Soxoguti 10, juntamente con San Roman, ascendiendo el total de á 120 vecinos, todos los quales son constituyentes, é individuos de la misma Villa, y tienen voz, y voto, é intervencion en el gobierno económico de ella. (…)

Subdivisión de las provincias en las complejas jurisdicciones del Antiguo Régimen conocido por el nombre de Nomenclátor del año 1799.

La hermandad de Arceniega se componía de la villa de su nombre y de cinco lugares Barruelo, Campijo, Gordéliz, Sojoguti y Villasús.

NOTICIAS HISTÓRICAS DE LAS TRES PROVINCIAS VASCONGADAS ALAVA, GUIPUZCOA Y VIZCAYA. Parte III. Juan Antonio Llorente. Año 1807.

La hermandad de Arciniega consta de de la villa de su nombre y lugares de Barruelo, Campijo, Gordeliz, Sojoguti y Villasus, barrios suyos.

Dirección general de cartas en forma de diccionario: para escribir a todas las ciudades … de toda España para mayor facilidad del comercio, y correspondencia pública de sus naturales y estrangeros [sic]. Año 1835.

Vitoria: Soxo, Soxoguti y soxoguti de Arzeniega.

Para no hacerlo muy pestoso, estos eran unos pocos ejemplos de cómo parte de Soxoguti y sus vecinos/as desde que existe documentación escrita hace seis siglos, pertenecían a Artziniega. Este último ejemplo, de antes de la incorporación de los pueblos que hoy componen el Ayuntamiento de Artziniega, lo hemos puesto porque nos parece curioso que cuando había que mandar cartas a los carteros les especificaban a qué Soxoguti tenían que enviarlas.

Si habéis leído con atención os habréis dado cuenta que ya aparecen los y las vecinas de dos barrios que pertenecían a la jurisdicción de Artziniega. El famoso mapa topográfico hecho en acuarela del año 1747 nos aclara a qué jurisdicción pertenecía cada barrio. Este mapa que se encuentra en la Real Audiencia y Chancilleria de Valladolid, se hizo a raíz de un pleito entre la villa de Artziniega y la Tierra de Ayala, sobre posesión y aprovechamiento de términos.

1747

Como veis en este recorte, Soxoguti (nº55), el barrio que daba nombre al concejo era de la jurisdicción de la Tierra de Ayala junto a la Torre de la Cámara (nº58); los demás barrios San Román, Barruelo y el Campo (estaba entre Soxoguti y la iglesia) (nº56, 57 y 59) eran de la jurisdicción de la villa de Artziniega.

Por lo tanto, la mayoría de barrios del concejo de Soxoguti pertenecían a Artziniega, aunque el territorio fuera Tierra de Ayala. A su vez,  la mayoría de vecinos pertenecían a Ayala, concentrados mayormente en ese barrio de Soxoguti que da nombre al concejo.

Berrones, no es que no existiera, suponemos que no aparece porque en aquella época no se le consideraba barrio. En la documentación histórica viene recogido como la casa de o el solar de Berrones.

INCORPORACIÓN AL AYUNTAMIENTO DE ARTZINIEGA

En el año 1822 la parte de Soxoguti que pertenecía a la Tierra de Ayala dentro de la cuadrilla de Llanteno, -una de las que componían Ayala y a la que los pueblos de la Junta de Ordunte pertenecían-, pide la segregación de Ayala e incorporación al Ayuntamiento de Artziniega.

1 de febrero de 1822 en la Diputación de Álava.

Don Francisco Xabier de Angulo regidor y vecino del lugar de Sojoguti, comprenso en el distrito del Ayuntamiento de Llanteno en nombre y representación de sus convecinos y en virtud de acuerdo celebrado por el concejo de dicho lugar en ocho del pasado mes a N.E. con la debida atención expone:

Que desde el restablecimiento del sistema constitucional llegaron a entender y se persuadieron sus representados que tanto su lugar o barrio como los de Retes, Santa Coloma y Mendieta serían incorporados y agregados al ayuntamiento de la Villa de Arceniega a quien circundan, y con el que se hallan ligados por aproximamiento y comunidad de pastos y montes, tanto que para ello forman una misma Junta que regenta y preside el alcalde de dicha Villa: mas habiendo transcurrido tanto tiempo sin que hasta ahora se haia dado una disposición qual se esperaba por la citada reunión los vecinos del lugar de Sojoguti no pueden menos de pedir y activar el que se le verifique quanto antes su incorporación a la Villa de Arceniega, no solo por lo que va indicado común a los demás lugares de la Junta si no por otras muchas consideraciones entre las quales son.

Como veis, los pueblos que conformaban la Junta de Ordunte junto a la villa de Artziniega, pidieron voluntariamente la incorporación al Ayuntamiento de Artziniega, en la época de la Constitución Política de la Monarquía Española de 1812, más conocida como Constitución de Cádiz,​ y popularmente como “la Pepa”.

La Diputación les contesta lo siguiente:

Que el 26 de Agosto de 1820 remitió al gobierno el nuevo arreglo de los Ayuntamientos de esta Provincia, y que en el de Arciniega incluía los pueblos de Mendieta, Retes de Tudela, Santa Coloma y Sojoguti; por haber creido ser ventajosa la agregación de estos pueblos al dicho Arciniega. Mas como aun no ha recaido la resolución necesaria de las Cortes, en que no duda sea aprobada aquella agregación, se propone instar en la próxima legislatura por medio del Gobierno, a fin de que se verifique con la posible brevedad. Vitoria, 5 de febrero de 1822.

Después de ese año llegaron tiempos muy convulsos, entre otros acontecimientos, se da la primera Guerra Carlista (1833-40) y la cosa ahí se quedó.

El 29 de octubre de 1841, en Vitoria, el General Espartero, regente del reino, firma un decreto que ordena que los Ayuntamientos de las provincias vascas se organicen con arreglo a las leyes y disposiciones generales de la Monarquía española.

Este decreto es el origen, mayormente, de los 4 Ayuntamientos actuales en los que están repartidos los 36 pueblos que formaban antiguamente la Tierra de Ayala, aunque al principio se crearon mas ayuntamientos que actualmente, pero la Diputación no les dejó.

Los pueblos de Mendieta, Retes de Tudela Y Santa Coloma, se agregaron a la villa de Artziniega que tenía categoría de Ayuntamiento desde 1838.

La parte de Soxoguti que pertenecía a Artziniega no se tuvo que agregar porque ya lo era, y la que pertenecía a la Tierra de Ayala, quedó integrada en el recién creado Ayuntamiento de Menagaray; pero la Diputación les dice que “nanai de la china” y se crea el Ayuntamiento actual de Ayala en Respaldiza. En ese contexto los vecinos de Soxoguti mandan una carta de protesta al diputado general que se discute en sesión del 12 de febrero de 1842. (Los motivos de la segregación son prácticamente idénticos a los del año 1822, por ello sólo transcribimos estos de 1842.)

Los que suscriben regidor y vecinos del lugar de Sojoguti de la tierra de Ayala, en el dia comprensos en el Ayuntamiento de Menagaray a N.E. atentamente hacen presente:

Que en el momento que se cometio a V.E. por orden superior el govierno económico que tan dignamente desempeña, tuvieron intención de acudir a ella como lo hicieron los pueblos de Mendieta, Santa Coloma y Retes de junto a Tudela en una reverente esposicion a fin de que se le segregase del Ayuntamiento de Ayala, y se les incorporase al de Arciniega; de lo que desistieron a causa de un oficio del Alcalde de esta villa en el que los participaba a una comunicación de N.E. mediante la cual parecía que ya habian sido incorporados a ella, por cuya razón tomamos parte en las elecciones de esta.  (…)

Que se les separe del Ayuntamiento de Menagaray y se les agregue al de la Villa de Arciniega a donde siempre han debido corresponder por los motivos siguientes:

Primera. Del casco de Arciniega tan solamente distan como medio cuarto de legua, y de Menagaray distan sobre cinco cuartos de legua cuyo camino en invierno es demasiado incomodo por los cerros y despoblados que median.

Segunda. Una parte de la población de Sojoguti es jurisdiccion privativa de la Villa de Arciniega, y se hallan mezclados en tal disposicion sus moradores que son feligreses de una misma Parroquia, y se nombran alcaldes pedáneos de ambas jurisdicciones, que acumulativamente conocen en los asuntos concernientes a sus atribuciones, siguiendose de esto algunas veces cierta rivalidad nada útil a los vecinos.

Tercera. Este pueblo y los de Mendieta Santa Coloma Retes de junto a Tudela y Arciniega forman una junta a causa de tener mancomunidad de pastos y montes, a cuyo efecto tienen sus estatutos segun los cuales el Alcalde de Arciniega como Presidente de ella ejerce jurisdiccion exclusiva respecto de montes y pastos, lo que no deja de ser bien anomalo, perteneciendo a distinta jurisdiccion, pero es tal la posición de estos pueblos y Arciniega que no puede pasar sin esta mancomunidad.

Cuarta. Los esponentes ven una diferencia muy notable entre ellos, y los que corresponden a Arciniega a causa de que a estos en ningun tiempo se les impone mas cargas, que las meramente provinciales, y a ellos se les abruma frecuentemente con derramas, en tal manera, que en todo tiempo han importado mas estas a los de Sojoguti de Ayala, que todas las cargas que se les imponen a nuestros convecinos, que dependen de Arciniega, de lo que debe ser causa a el corto vecindario de Sojoguti, o el diverso govierno de uno y otro Ayuntamiento en cuya atencion confiando en los paternales sentimientos VE. Cuyo unico norte es mirar exclusivamente por la suerte de los pueblos que el Govierno Superior ha puesto bajo su amparo y proteccion.

Carta diputacion 1842
Firmantes de la carta a la Diputación de Álava.

Como dice las segunda y cuarta razón, Soxoguti hasta la fecha tenía dos alcaldes pedáneos; el que representaba a los de la jurisdicción de Artziniega y el que hacía lo mismo con los de Ayala, aunque eran feligreses de la misma parroquia.

Por lo tanto, el Ayuntamiento de Artziniega como lo conocemos hoy se creó en 1838. Los pueblos que componían la Junta de Ordunte se incorporaron en el año 1842 y una parte de Soxoguti, un poco más tarde.

Hasta la fecha se había dicho que en 1841 y que Soxoguti siempre había pertenecido a la Tierra de Ayala. En este artículo, hemos tratado de demostrar con varios ejemplos, (hay más, pero se hacía muy largo) que no era del todo cierto lo que leíamos una y otra vez. Lo que nos parece curioso, es que no se haya guardado en la memoria colectiva de nuestras personas mayores, porque incluso una vez incorporado Soxoguti plenamente al Ayuntamiento actual de Artziniega, hasta el año 1899 que se eligió alcalde pedáneo de barrio único, se elegían dos: uno de Soxoguti y el otro de San Román (barrio de Soxoguti que siempre ha pertenecido a Artziniega). Aquí la lista que hemos podido confeccionar recogida del libro de actas del archivo municipal.

Año Soxoguti San Román
1863 Francisco Rivacoba Arechavala.
1865 Eugenio Arecha.
1867 Francisco Rivacoba.
1869 José de Rivacoba.
1876 José Rivacoba.
1877 Manuel Rivacoba.
1883 Fracisco Rivacoba. Francisco Rivacoba.
1885 José de Rivacoba y Urruela. Franciscvo Rivacoba y Arechavala.
1887 Pantaleón Rivacoba y Rio. Gregorio Alava y Campo.
1890 Pedro Rivacoba Ulibarri. Francisco Rivacoba y Arechavala.
1891 Pedro Rivacoba Ulibarri.
1894 Emeterio Rivacoba Rivacvoba. Antonio Mendivil Gutiérrez.
1895 José Yarritu y Arechavala. Martin Rivacoba y Rio.
1897 José Yarritu y Arechavala- Martin Rivacoba y Rio.
1899 Manuel Rivacoba y Rivacoba Alcalde pedáneo común.

Esperemos que con estos datos aportados en este humilde blog, a partir de ahora, no se repitan los mantras antes citados.

Bibliografía:

  • Archivo del Territorio Histórico de Alava.
  • Archivo Municipal de Artziniega.
  • Archivo Municipal de Aiara.
  • Archivo Histórico Provincial de Alava.
  • Archivo de la Real chancillería de Valladolid.
  • Archivo Histórico Nacional.
  • Euskaltzaindia.
  • Censo de Población de las provincias y partidos de la corona de Castilla en el siglo XVI. Tomás González. 1829.
  • Pliego estadístico de las hogueras y personas legas y eclesiásticas, así como de las parroquias, piezas, rentas eclesiásticas y demás de la Hermandad de Artziniega y Ayala de 1774.
  • Compendios Históricos de la Ciudad y Villas de Alava. Joaquin José de Landazuri. año 1798.
  • Geografía histórica de la Diócesis de Santander. José luis Zubieta Irun. 2009
  • NOTICIAS HISTÓRICAS DE LAS TRES PROVINCIAS VASCONGADAS ALAVA, GUIPUZCOA Y VIZCAYA. Parte III. Juan Antonio Llorente. 1807.
  • Dirección general de cartas en forma de diccionario: para escribir a todas las ciudades de toda España para mayor facilidad del comercio, y correspondencia pública de sus naturales y estrangeros [sic]. Bernardo Espinalt y García; Pedro Sanz, (Madrid) 1835.
  • Compendio Foral de la Provincia de Alava. Ramón Ortíz de Zárate. 1870

Motivo por el cual se celebraba San Roque.

El 8 de setiembre de 1954, se coronó la Virgen de la Encina como patrona de Artziniega y su arciprestazgo. Hasta entonces, era Nuestra Señora de la Asunción. Por lo cual, las fiestas patronales se celebraban el  15 de Agosto. Incluso, habiendo cambiado de titularidad, la gente del pueblo todavía las consideraban como las del pueblo.

Nos contaban los más mayores, que con la llegada de los automóviles, la gente se iba a las fiestas de Amurrio, y de una manera natural fueron perdiendo fuelle. Es cuando ya tomaron más importancia las fiestas en honor a Nuestra Señora de la Encina, en torno al 8 de Setiembre, y éstas dejaron de celebrarse.

Repasando documentación del archivo municipal, nos llamaba poderosamente la atención, que aparte de la Asunción, también se celebraba San Roque el 16 de Agosto. Y que sepamos, ese santo en Artziniega, no es que tuviera gran devoción.

El por qué, lo encontramos en un acta de una reunión del Ayuntamiento en concejo abierto, con asistencia de numerosos vecinos del 19 de Agosto de 1826,  donde a propuesta de Luis de Urquijo, Síndico Procurador y regidor decano, se trató como tema único y extraordinario, esto que podéis leer a continuación:

“En la Sala Consistorial de la noble villa de Arceniega a diecinueve días del mes de Agosto y por su noche, constituidos en congregación los señores de justicia y regimiento de dha villa, especial y nominadamente el señor D. Manuel Entramborrios Alcalde y juez ordinario de ella (…) se hizo presente por el señor Sindico, que el objeto para la reunión era el de dar a entender un proyecto suyo, atendiendo a que se siguen disputas, discordias y quimeras el día de San Roque de cada año, como se ha verificado el presente y otro, entre los vecinos y moradores de esta villa y los del pueblo de Arza, Valle de Mena, por concurrir dichos vecinos, ya por  devoción ya por promesa, a dicho pueblo de Arza por ser día en que se hace romería en dicho pueblo; ya que en el santuario de nuestra de la Encina se halla la efigie de San Roque, era su parecer que se estableciese para lo sucesivo hacer y celebrar fiesta en el mismo día y sitio del santuario, con misa mayor a la hora asignada en la parroquia, tamboril y novillos; y, enterados de la proposición los vecinos que se hallaban presentes, y ellos por los ausentes, viudas y venideros, decretaron que se ponga en ejecución y lleve a debido efecto cuanto propuso el referido señor síndico, y que desde el presente año en adelante se guarde y ejecute lo arriba indicado el mismo día de san Roque, 16 de Agosto de cada año; y, para ello se saquen materiales, ya de montes de la villa, ya de los de la N. Junta de Ordunte, para hacer el cierre de la era del referido Santuario para correr novillos; y, que siendo posible este año, se cierre el sitio para la Natividad de Nuestra Señora, 8 del próximo septiembre, o día de San Mateo, y se corran dos o tres novillos en uno de los dos días; cuyo remate del cierre y barreras, para el sitio que se ocupe en la corrida, se verificará el 24 del presente mes y a las once horas de la mañana; con lo que se disolvió el Ayuntamiento firmando esta acta dhos señores de justicia, los que supieron y otros muchos (…) por los que no supieron.”

OI000073-01.jpeg
Imagen de San Roque en uno de los retablos laterales del Santuario.

En esas fiestas patronales del siglo XIX, aparte de corridas de toros y tamboriles, también, tiraban cohetes, había fuegos artificiales, ponían cucaña, tocaba la charanga (banda de música) municipal,… y en la Plaza del Mercado (Goiko Plaza) se ponían “faroles a la veneciana” para el baile. Aunque el día de San Roque, los festejos y misa, estaban más orientados hacia el Santuario.

En la época que se tomó esta decisión, Retes de Tudela no pertenecía a Artziniega, como hoy en día. Aprovechamos la ocasión para enseñaos, el deplorable estado en que se encuentra la ermita de San Roque de Retes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Junto a esta de Retes, en el barrio de Palacio (Santa Coloma), existía una ermita dedicada a San Roque, hoy desaparecida; pero que estaba en pie en el año 1895. Se encontraba un poco más arriba de la última casa.

 

Bibliografía:

-Archivo municipal de Artziniega.

1924, el año en que Artziniega pudo llegar hasta la Peña.

Al sur de Artziniega, la Sierra Sálvada y la “peña” marcan el límite físico de los valles cantábricos con la meseta. Entre esta muralla natural y la comarca de Ayala, en la cabecera de las cuencas de los ríos Artziniega (O como queráis llamarlo) e Ibaizabal, y en medio de un paisaje y una naturaleza grandiosos, hay una serie de pueblos que pertenecen actualmente al Valle de Mena (Burgos). Esta cercanía ha hecho que el vínculo de estas tierras limítrofes con nuestra villa ha sido muy fuerte durante siglos por encima de límites administrativos, e incluso ha existido por parte de sus habitantes un deseo de pertenencia al territorio vecino que no ha llegado nunca a cristalizar pero que nos ha dejado testimonios históricos.

Como decimos, estos pueblos burgaleses cercanos a Artziniega pertenecen hoy en día al extensísimo municipio del Valle de Mena, el único de la provincia que se ubica en la vertiente cantábrica. Pero no siempre ha sido así. Hagamos un pequeño recorrido por la historia de la organización territorial de estas tierras atlánticas castellanas.

Valle de Mena y su territorio: un poco de historia

El ayuntamiento del  Valle de Mena forma parte de  la comarca de las Merindades, partido judicial de Villarcayo y provincia de Burgos dentro de la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Es un municipio que hace frontera con el nuestro desde  Arza  hasta Cirión.

Se conformó tal como lo conocemos hoy a partir del año 1845, cuando la ley municipal de ese mismo año, que no permitía Ayuntamientos de menos de 30 vecinos: “Art. 70. Se conservarán todos los ayuntamientos que hoy existen en poblaciones de mas de 30 vecinos, arreglando su organización á las disposiciones de esta ley. Los de menor vecindario se agregarán á otros, o formarán, reuniéndose entre si, nuevos ayuntamientos”.

Con lo cual, se suprimió el Ayuntamiento del valle de Mena que estaba en Mercadillo, y el del valle de Tudela y Relloso que estaba en Santiago de Tudela. Creando un único ayuntamiento con sede en Villasana de Mena. Relloso pasó a Losa.

Anteriormente, el  valle de Tudela (también valle de Tudela y Relloso), valle de Angulo, valle de Ayega, valle de Mena y la propia villa de Villasana tenían jurisdicciones propias, o conjuntas. Incluso en un breve espacio de tiempo sólo el valle de Mena (sin Tudela) tuvo 4 ayuntamientos: Concejero, Mercadillo, la propia Villasana y Viérgol.

Todos estos territorios a lo largo de la historia documentada han pertenecido desde el Reino de Pamplona, pasando por el Señorío de Vizcaya, Castilla la Vieja, Santander, hasta que se hizo la división de provincias de 1833 en España y quedaron integrados en la provincia de Burgos, desde entonces.

Nuestra intención no es hacer un análisis jurisdiccional de este valle o valles a lo largo de la historia, porque aparte de que ya hay una tesis doctoral de María del Carmen Sonsoles Arribas Magro, que tiene más de mil páginas y numerosos libros al respecto de otros autores, restaría importancia a lo que os queremos contar.

2022701_oai_bibliotecadigital_rah_es_12773
Carta del Noble y Real Valle de Mena (1740).

El Valle de Mena, tal como hemos comentado, quedó integrado definitivamente en el año 1833 en la provincia de Burgos y, por lo que se ve, no quedaron satisfechos con esa división. Ellos querían integrarse aduciendo razones históricas, de cercanía, transportes, comercio, costumbres, militares…en Bizkaia; y así lo intentaron en más de una ocasión en ese siglo. He aquí un ejemplo, una solicitud enviada al Ministro de la Gobernación el 1 de Abril de 1883:

“Excmo. Señor: Los que suscriben Alcalde, concejales y vecinos del Ayuntamiento del M.N y M.L Valle de Mena, en la provincia de Burgos, acuden respetuosos a V.E. con la pretensión de que citado Ayuntamiento y territorio a que se extiende su jurisdicción, sea segregado de la provincia de Burgos, a que en la actualidad corresponde, y unido a la de Vizcaya, fundados en los motivos que pasan a exponer…”.

1924, petición de integración

Llegamos al año 1924 y echaron el resto para que así fuera. Un expediente encabezado por el alcalde en los años de la dictadura de Primo de Rivera, Eduardo García López, a virtud del acuerdo del  Ayuntamiento del Valle de Mena, recoge: el propio acuerdo del Ayuntamiento, un instancia a la Diputación de Bizkaia para que emitiera un informe favorable, una petición al Directorio Militar sobre su anexión a Bizkaia y un informe del letrado Sr. Basterra – letrado de la Diputación vizcaína-.  A su vez, contaban con los apoyos de los Ayuntamientos de Balmaseda, Barakaldo, Sestao, Gueñes y San Salvador de Valle.

Dentro de esos documentos -el de la petición por parte del alcalde al Presidente del Directorio Militar fechado el 29 de Mayo de 1924- hay un párrafo que nos llamó la atención:

Es tan oportuna la reforma de Ayuntamientos y la agregación y segregación de Municipios que, aun dentro de este mismo término Municipal, hay pueblos que han puesto de manifiesto sus deseos de segregarse del mismo, para pertenecer a otros, (…) tal como es el Municipio de Arceniega de la provincia de Alava, al que desean pasar los pueblos de Angulo, Valluerca, Lorcio y Cirión de este Ayuntamiento, por su proximidad a  aquél y vías de comunicación; pero esta Corporación Municipal obedeciendo a impulsos de antiguo manifestados por todos sus habitantes, aun creyendo que el municipio debe conservarse íntegro, tal cual como está formado, no puede sustraerse de manifestar sus deseos de pertenecer a Vizcaya”.

Como vemos, los pueblos ubicados al sur de Artziniega -“Vallearriba” como dicen los de Cirión- en ese espacio físico que delimita la sierra (salvo los del Valle de Tudela) querían segregarse de Mena e integrarse en Artziniega. Se trata de un terreno bastante extenso. En el caso de que esos cuatro pueblos se hubieran integrado en nuestro municipio, ¿de qué extensión estaríamos hablando?

Límites de los pueblos que pidieron la integración

En un manuscrito del siglo XVIII de Prudencio María de Verástegui (1747-1826), titulado Noticia histórico corográfica del M.N. y M.L. Valle de Mena, sabemos de qué territorio estaríamos hablando, si  llega a darse el caso de la integración de estos cuatro pueblos, en el Ayuntamiento de Artziniega.

Hallase el lugar de Ciella al oriente de Mena, desprendido y distante de él tres cuartos de legua, pertenecientes a la jurisdicción del Valle de Tudela, con quien por poniente limita en la Cruz de Pando, entre Paredes, y junto a San Juan de las Canales por norte y oriente, con la jurisdicción también de Tudela, y por mediodía con el Valle de Angulo.

 Este Valle tiene de largo cinco cuartos de legua, desde lo alto de la Peña de Angulo por sudoeste, hasta la Cruz de Urabala por nordeste, y de ancho casi una legua, desde la Cruz de Animas en la rasa de Carbonillo por noroeste, hasta la peña de Aro por sudoeste, y media legua en la más común; limita al poniente con Losa mayor en las cimas de las Peñas de Carbonillo, y de Angulo; al mediodía con parte de Losa mayor y de Ayala, en las peñas de Duengo y Aro; al oriente con Ayala, en las cuestas de Llano y Cruz de Urabala, y al norte con Ayala, también en la Llana de la Orquilla, y con el lugar de Ciella perteneciente también a Mena, como se ha dho.

 El lugar de Cirión se halla situado un cuarto de legua distante del Valle de Angulo y a su norte y al oriente de Ciella confinando por oriente y mediodía con Ayala, por norte con la villa de Arceniega y por poniente con jurisdicción de Tudela y del lugar de Ciella.

De Lorcio y Valluerca no habla, pero como sabéis, están en medio de los límites que describe.

definitiva.png
A grandes rasgos, el territorio que abarca esos 4 pueblos, en rojo y Artziniega, en azul.

 

Gracias al libro El Valle de Mena y sus pueblos, tomo 2. (1925) de Ángel Nuño García, sabemos cómo eran esos cuatro pueblos que pidieron la segregación para incorporarse a nuestro municipio en esas fechas. Transcribimos la descripción según se recoge en esta obra:

DESCRIPCIÓN

Valle de Angulo

Angulo se compone de siete barrios, que son: Abadía, Haedo, Cozuela, Encima-Angulo Las Fuentes, Martijana y Oseguera, y, entre todos, tenían, al finalizar el siglo pasado 500 almas; en 1910, 271, y según el último censo de población hecho en 1920, tenían 213.

En su terreno de labrantío se cosecha trigo, maíz, patatas y legumbres, y, en sus huertas y fincas se producen frutales de varias clases, especialmente, manzanas. Tiene el monte de “Entreambaspeñas”, de 560 hectáreas de superficie, y está exento de venta por Real Orden de junio de 1864, y posee bastante ganadería, teniendo para el seguro mutuo de la misma sociedad llamada “Minada” o “Enminada”.

Cada uno de los barrios citados tiene una o más fuentes de buenas aguas para el consumo, y sus caminos son vecinales y están en mal estado. Ultimamente, en 1923, se abrió la carretera de Trespaderne a Arceniega, que baja por la Peña de “Angulo” y sigue por Angulo para entrar en Alava por la Venta del Refugio. Con esta carretera se ha facilitado en gran manera la comunicación a los vecinos de Angulo para tomar el tren de Sodupe.

Están concertados con el médico de Santiago de Tudela, a cuyo distrito pertenecen; pero, como hace algún tiempo que no hay más que un practicante en cirujía menor, que es el que los visita, algunos son asistidos por el médico de Arceniega, en cuya villa residen el farmacéutico y el veterinario que los sirven en sus respectivas profesiones. También recurren a Arceniega para proveerse de los artículos de consumo necesarios para la vida.

Hay una escuela mixta del estado en las Fuentes para los niños de ambos sexos de los siete barrios.

Tiene Angulo tres parroquias: una, titulada de la Asunción, en Oseguera, para este barrio, Abadía y Martijana; otra, llamada de San Juan, en Las Fuentes, para éste y para Cozuela, y la tercera denominada de San Martín, para los de Encima-Angulo y Haedo.

Hay, además, las ermitas de San Sebastián y Santa Bárbara, y existe la Cofradía para acompañar hasta el cementerio a los vecinos que fallezcan.

Un Alcalde de barrio con la junta administrativa, elegidos por los vecinos, conforme al Estatuto, gobierna el Valle de Angulo.

En Angulo hubo tres torres: una en las Rivas, otra en Cozuela y otra en Las Fuentes, y las tres conformaban un ángulo.

IMG_20180505_104805404.jpg
Valle de Angulo.

Cirión

Este pueblo, que también se ha llamado Dabala, tenía poco antes del presente siglo 60 habitantes; en 1910 tenía 30, y, actualmente, tiene 18.

Está dividido en tres barrios: Cirión, Roza y Bárcenas, y tiene dos fuentes de buenas aguas.

Su terreno es frío y produce trigo, maíz, legumbres y hortalizas, no abundando los árboles frutales.

El monte llamado “Callejas” y “Dabala”, mide 39 hectáreas.

Tiene ganadería y, para seguro, la “Minada”.

Se valen del médico de Santiago, a cuyo distrito pertenece, y para farmacia y veterinario van a Arceniega, adonde concurren a comprar los artículos de consumo, tejidos y mercería. Los niños van a la escuela de Lorcio.

Para su gobierno tiene Alcalde de barrio y Junta administrativa.

La iglesia, cuyo titular es San Martín, es aneja a la de Lorcio y tiene Cofradía para acompañar al cementerio a los convecinos difuntos.

Este pueblo está enclavado en el centro de la Tierra de Ayala y aparece incorporado al Valle de Mena desde tiempo después del reinado de Enrique II.

A fines del siglo pasado se usaba todavía la laya en lugar de la máquina para labrar el campo en Cirión.

Los caminos vecinales de este pueblo son malos a causa del desnivel del terreno, excepción hecha del camino real o carretera de Mercadillo a Arceniega que pasa cerca del pueblo.

OI000069-01.jpeg
Cirión o Dábala.

Lorcio

En 1910, tenía 29 habitantes, y los mismos actualmente, según el censo de población de 31 de Diciembre de 1920, aprobado en 1923.

Su terreno es frío y produce trigo, maíz, patatas, legumbres y hortalizas. En su campo y huertas hay árboles frutales.

En la R. O. de 2 de Junio de 1864, figura este pueblo con los montes llamados “Callejos” y “Dabala”, de 39 hectáreas.

Una buena fuente y dos arroyos, en invierno, les abastecen de agua.

Tiene ganado vacuno, yeguas, y rebaños de cabras y ovejas; y, para asegurar sus bueyes, tiene la sociedad mutua llamada “Minada”.

Este pueblo es asistido por el médico de Santiago de Tudela, y para los servicios de farmacia y veterinario recurre a Arceniega, en cuyo punto se proveen los vecinos de los artículos de consumo necesarios para la vida.

Hay en Lorcio escuela mixta de beneficencia particular, fundada por D. Pedro de Iruegas y Goossens.

Un alcalde de barrio con la Junta administrativa gobierna el pueblo.

La iglesia está dedicada a S. Esteban y tiene una buena casa rectoral. La ermita que hay está bajo la advocación de S. Sebastián.

Situado este pueblo en el Valle de Angulo, a un extremo, y siendo sus caminos vecinales y descuidados, ha ganado mucho en facilidades para la comunicación con Arceniega y Sodupe, mediante el automóvil que circula por la carretera construida en 1923, que viene de Trespaderne y pasa por Angulo, para entrar en Alava por cerca de Arceniega.

OI000070-01.jpeg
Lorcio.

Valluerca

A fines del siglo pasado tenía 80 habitantes; en 1910 eran 39, y, actualmente, son 24 según el censo de población hecho el 31 de Diciembre de 1920.

Hay en el pueblo algunos árboles frutales, y su terreno produce trigo, maíz, legumbres y hortalizas.

En la R. O. de 2 de Junio de 1864 aparece Valluerca con un monte llamado “Ojuberri” y “Quintana”, que mide 57 hectáreas.

Posee ganadería y tiene la sociedad llamada “Minada” para el seguro mutuo de los bueyes de labranza.

Hay una buena fuente que surte al pueblo de buenas aguas.

La carretera más próxima es la de Mercadillo-Arceniega.

El médico de este pueblo es el de Santiago de Tudela, a cuyo distrito pertenece; pero, actualmente, le visita el de Villanueva, auxiliado de un practicante que reside en Santiago.

Para el servicio de farmacia y veterinario recurren a Arceniega, lo mismo que para proveerse de los artículos necesarios para la vida y vestido.

Los niños van a la escuela mixta de Santiago, y un Alcalde de barrio con su Junta administrativa gobierna el pueblo.

La iglesia está bajo la advocación de la Natividad de la Virgen; es aneja de la de Ciella y tiene Cofradía para acompañar a los difuntos al cementerio.

En este lugar hubo, antiguamente, una torre, hoy desaparecida.

Aparte de esa torre de la que habla, había otra en Valle, que junto a Quintana eran barrios de Valluerca, que no sabemos por qué motivo omitió el autor. La iglesia por su parte, nos dijo un vecino de edad y natural de allí, que está bajo la advocación de San Miguel, no de la Natividad.

OI000068-01.jpeg
Iglesia de San Miguel.

Al final, como el tiempo ha confirmado, no se dio ni una cosa ni la otra. En uno de los argumentos del propio Alcalde, encontramos el motivo por el cual no pudieron ni unos ni otros conseguir lo que pretendían:

“No se oculta a esta Corporación las dificultades que se han de presentar para el logro de nuestras aspiraciones, ni tampoco ignora que ya en el párrafo de segundo del art.18 del Estatuto se dice, que no se podrá incorporar a una provincia que tiene régimen foral en el orden económico administrativo, un Municipio de derecho común, y por eso acatando la Ley al hacer esta petición, no quiere este Ayuntamiento que se salte por ella, pero si, por tratarse de un caso concreto y especial, pretende que se estudie y que si después se encuentra de justicia puedan atenderse sus deseos, por medio de una disposición que así lo determine”.

Y efectivamente, eso decía el artículo 18 del Estatuto Municipal del 8 de Abril de 1924, por el cual no se pudo llevar a cabo dicha pretensión:

-Podrán fundirse lo Municipios limítrofes que pertenezcan a distintas provincias o regiones cuando, además de las condiciones indicadas en el artículo anterior, se obtenga la conformidad de las Diputaciones interesadas, por mayoría de las dos terceras partes de sus miembros.

En este caso, el nuevo Municipio pertenecerá a la provincia o región que libremente hayan determinado los fusionados.

Nunca se podrá incorporar por esto medio a una provincia que tenga régimen foral en el orden económico administrativo, un Municipio de derecho común.

Lo “curioso” es que, este estatuto promulgado por la dictadura de Primo de Rivera para regenerar la vida municipal, parece ser que no se cumplió, sí en este caso, como el tiempo ha corroborado. Total, que las cosas se quedaron como estaban. No tenemos constancia de más intentos de integración por parte de estos pueblo que hoy en día, muy mermados ya en población, siguen teniendo gran cercanía  a la Villa de Artziniega como referencia pese a encontrarse en otra comunidad autónoma.

 

Bibliografía:

  • Ángel Nuño García. El Valle de Mena y sus pueblos, tomo 2. (1925)
  • José Bustamante Bricio. LA TIERRA Y LOS VALLES DE MENA (Biografía de un municipio) (1971).
  • José Bustamante Bricio. LA TIERRA Y LOS VALLES DE MENA (Cosas de antaño y hogaño) (1992).
  • Prudencio María de Verástegui. Noticia histórico corográfica del M.N. y M.L. Valle de Mena (Manuscrito siglo XVIII).
  • María del Carmen Sonsoles Arribas Magro. Las Merindades de Burgos: Un análisis jurisdiccional y socioeconómico desde la Antigüedad hasta la Edad Media (2012).
  • Anónimo. NOTICIA DEL NOBLE Y REAL VALLE DE MENA. PROVINCIA DE CANTABRIA (Siglo XIX).

Fotografías:

  • Real Academia de la Historia. Carta del Noble y Real Valle de Mena (1740) 

El vendaval de febrero de 1941

Todos y todas guardamos bien reciente en la memoria el fortísimo temporal de viento que provocó en febrero de 2010 el ciclón extratopical Xynthia en el norte de la península ibérica y el suroeste de Francia, y que nos tocó vivir en primera persona en su versión más extrema. En el alto de Orduña se registraron rachas de hasta 228 km/h, y aquí en Artziniega, pese a que no hay registros, se cree que se pudieron acercar a esa cifra, a la vista de la destrucción que provocó.

Esta brutal ventolera de 2010 -que puso de moda lo de “ciclogénesis explosiva”- y alguna posterior que hemos tenido (aunque no tan violenta), trajeron el recuerdo de un temporal que algunas personas habían vivido más de 70 años antes, la madrugada entre los días 15 y 16 de febrero de 1941. Aquel invierno Europa vivía una situación meteorológica marcada por continuos temporales atlánticos y entradas de aire polar, situación que provoca de manera habitual que vaguadas polares frías, al descender en latitud y chocar con la corriente de chorro atlántico que circula de oeste a este, produzcan borrascas profundas que traen como consecuencia las típicas suradas a la cornisa cantábrica y su posterior rolada a NW. En ocasiones, esas ciclogénesis generan borrascas de una intensidad excepcional que penetran en tierra y que son las que suelen ser peligrosas por la intensidad de los vientos.

Pues bien, aquellos días de febrero de 1941, tras un comienzo de mes frío y nivoso, tuvo lugar una situación de este tipo de especial virulencia, con una borrasca generada en el Atlántico sobre las Azores que se fue desplazando hacia la península y profundizándose hasta llegar a menos 960 mb. E incluso se cree que se acercaría a los 950 mb. La borrasca cruzo tierra por Galicia y salió al mar por costa asturiana para dirigirse a Bretaña e ir perdiendo fuerza, enviando en su desplazamiento vientos fortísimos al este de la cornisa cantábrica. Estos vientos, además, se vieron intensificados por el efecto orográfico, que hace que en la vertiente cantábrica y la costa se registren las rachas más fuertes. Así, aquella madrugada se tiene constancia de vientos de hasta 196,8 Km/h en San Sebastián, la mayor racha registrada nunca fuera de zonas de montaña, mientras que en Vitoria llegaron “solo” a 103 km/h.

Esta excepcional situación de vientos tuvo graves consecuencias civiles, como por ejemplo el tremendo incendio que asoló la ciudad de Santander, donde el relieve cántabro provocó una intensificación del temporal a nivel local. Sólo en la capital de Cantabria ardieron 400 casas, la catedral, el gran coliseo… el 95% de los comercios resultaron destruidos y 30.000 personas perdieron sus hogares. Tanto Álava como Bizkaia y sus capitales acudieron en ayuda con víveres, bomberos y en Bilbao por ejemplo acogieron a muchas personas de las que quedaron sin hogar.

Los efectos del temporal en el País Vasco

Los daños que provocó el vendaval fueron enormes también en Bizkaia, Álava y Gipuzkoa, con caídas postes, árboles, pequeños incendios etc, como bien se puede apreciar en las noticias recogidas en los diarios de los días posteriores.

0000039

prensa_0181

Así, en Zumaia el viento provocó un accidente en la línea del Urola lanzando el tren al río y causando 22 muertos y 54 heridos. En Vitoria, por su parte hablan de 330 árboles derribados y en Bilbao se referían a lo sucedido como “el mayor huracán de su historia”. Y ya acercándonos a Artziniega, se tiene constancia de una mujer fallecida en Amurrio y de varios heridos, y en Balmaseda hubo un incendio que destruyó por completo la casa de la calle cuesta 44 y parte de la 42. En Orduña, por su parte, se derrumbaron 6 casas, y la mayor parte de aleros y tejados, y el desplome de tabiques fue considerable. Un balance de daños tremendo, como se puede apreciar.

El vendaval en Artziniega

¿Qué pasó entonces aquí esa noche del sábado 15 al domingo 16 de febrero? Pues que los habitantes de entonces, muchos de los cuales siguen vivos, pasaron un miedo considerable entre las doce y media y las tres de la madrugada, cuando según los testimonios que hemos recogido  los tejados de las casas volaron literalmente. Una vecina recuerda cómo el tejado del propio santuario estaba en Los Heros, y otra nos ha relatado cómo parte del tejado cayó dentro de la propia cocina de la casa.

Pero tal vez el testimonio más detallado que queda por escrito es la carta que remitió al de unos días del vendaval el párroco de Soxoguti Luís Fernández de Alegría, y que a continuación transcribimos:

Arceniaga (Alava) 27-2-41

R.P. Dionisio Domínguez

Muy estimado en Cto. : Por la prensa y por su aviso de ayer me entero con gran dolor de que también ahí, en ese Seminario (otro infortunio más que añadir a la gran catástrofe de Santander), lo mismo que aquí, sobre todo en Arceniaga, ha dado su duro zarpazo el huracán desencadenado el día 15 del actual. (……)

También aquí en esta Villa de Arceniaga tenemos que  lamentar, si no perdidas personales, gracias a Dios; sí grandes destrozos materiales  en arbolado y edificios: tanto particulares como públicos, pero sobre todo en el suntuoso y magnífico Santuario de Nuestra Señora, La Virgen de la Encina, (muy venerada en gran parte de Álava y en algunas de Vizcaya y Burgos) cuyo tejado, todo él de pizarrita, lo hizo trizas con el consiguiente peligro de que ahora con la lluvia se estropee el valioso  retablo gótico, siglo XV-XVII que el templo posee; en la iglesia parroquial, Colegio de Niñas, Juniorado de HH. Maristas, etc. Etc.

Por no ser menos, también a mí me ha tocado lo mío y tengo ahora, más que prisa, ver de cubrir como se pueda, el tejado de mi Parroquia de Sojoguti, que ha quedado bastante maltrecha y con la bóveda en parte caída.(…)

Luis Fernández de Alegría

Como vemos, el párroco afirma que los daños fueron generalizados y destaca que el tejado del Santuario quedó totalmente destrozado, y corrobora así el testimonio oral de que parte de la cubierta apareció en Los Heros, a cientos de metros de distancia. Las fotos de los días posteriores hablan por sí solas:

dai-04174

dai-04175

Tras el desastre, hubo que sustituir por completo el tejado del Santuario, que de nuevo sufrió daños al de poco tiempo, el 31 de enero de 1943, cuando una nueva ciclogénesis, ésta más normalita, azotó Artziniega.

Bibliografía:

  •  Robert Muir-Wood (2011).El temporal de viento del 15 de febrero de 1941 en la Península Ibérica. Londres, Reino Unido. RMS Risk Management Solutions.
  • José Miguel Viñas (2002). El histórico temporal de febrero de 1941. Madrid, Revista RAM.
  • La gaceta del Norte, 18-02-1941
  • Pensamiento Alavés, 17-02-1941

-Fotos: Archivo del Territorio Histórico de Álava.

-Testimonios de dos vecinas.

Transporte a Gasteiz

El 4 de abril de 1916 se publicaba en el diario vitoriano Heraldo Alavés un escrito del articulista Felipe Lebantini en el que reflexionaba sobre un tema que, un siglo después, sigue de plena actualidad: las comunicaciones (o falta de ellas) entre la comarca de Ayala y la capital de la provincia de Álava. Aboga Lebantini por el establecimiento de un servicio de “automóvil” entre Vitoria y Amurrio y entre Amurrio y Artziniega, para así fomentar las relaciones comerciales y los lazos entre los pueblos de la provincia.

Los deseos de F. Lebantini se hicieron realidad, y años más tarde un autobús unió Ayala con Vitoria. De hecho hoy en día el servicio es casi exactamente como se demanda en le artículo. Sin embargo, salta a la vista que el “automóvil” no es suficiente para contrarrestar el peso de la geografía y la lógica de los movimientos humanos, y la brecha entre Vitoria y los pueblos ayaleses sigue ahí.

prensa_0314

Transcribimos a continuación el artículo.

 Encomiando una idea

El artículo que publicamos días atrás sobre las comunicaciones en Álava, ha causado excelente efecto en los pueblos y prueba de ello es la carta que nos remite uno de nuestros corresponsales y que reproducimos a continuación:

Seguramente que el artículo “las comunicaciones en los pueblos” inserto en el HERALDO ALAVÉS  el día 25 del pasado, habrá parecido interesante y oportuno a muchos de sus lectores.

De mi puedo decir que me pareció de perlas, y a fe que el autor del mismo se hace acreedor a los mayores elogios, por lo bien que ha sabido interpretar los deseos y aspiraciones de quienes viviendo en Álava nos sentimos dolorosamente alejados de la capital, sin vías directas de comunicación, que por otra parte y de haberlas, habrían de ser venero de felicidad para la capital y para los pueblos.

El articulista puso el dedo en la llaga y señaló clarividencialmente el mal que padecen diversos territorios de nuestra provincia, cuando afirmó que las relaciones comerciales  de la capital de Álava con sus más importantes pueblos, no podían ser más estériles, debido a falta de medios de comunicación.

Exactas, exactísimas son sus apreciaciones que nosotros queremos corroborar en cuanto a parte del distrito de Amurrio se refieren, ya que por habitar en él hace ya algún tiempo, hemos podido apreciar más cerca sus necesidades.

No hay que hacer grandes esfuerzos para demostrar que Bilbao es preferido a Vitoria, en cuanto a relaciones comerciales con pueblos de Amurrio, Ayala, Oquendo y Arceniega.

Y la razón es obvia: ¿Quién es capaz de hacer un viaje costoso de dos o tres días, pudiendo hacerlo en uno sólo?

Esto es cabalmente lo que nos sucede con  respecto a Bilbao o Vitoria, por eso no es difícil encontrar en estos pueblos buen número de personas que han llegado a la senectud sin visitar una sola vez la capital de Álava, mientras que a la de Vizcaya han ido frecuentísimamente por mor del tráfico y necesidades de la vida.

Lo apuntado no por verídico deja de ser menos lamentable y amargo, porque si el unir y estrechar más y más los lazos entre la capital y los pueblos de una provincia, es base de prosperidad y segura norma de cordialidad de afectos, de progresos y unidad de miras encaminadas al bien común de la misma; lo que de lejos o de cerca pueda servir para aflojar esos mismos vínculos, forzosamente ha de ser  de efectos perjudiciales a sus intereses.

De ahí que no sea aventurado predecir que con el cambio de relaciones ganaríamos el ciento por uno y que el que tal empresa realizara, llevaría una obra eminentemente alavesa, que todos habrían de aplaudir con entusiasmo.

autobus-combinado-bilbao-a-vitoria-con-enlace-al-tranvia-del-valle-de-arratia-la-vitoriana

Autobús La Vitoriana en combinación con el tranvía  del Valle de Arratia. (Foto orientativa de lo que se reclamaba).

Muy bien estaría el servicio de automóviles Vitoria-Amurrio que idea el articulista de HERALDO ALAVES, y mejor  aún, si teniendo en cuenta la corta distancia que media entre Arceniega y Amurrio, pudiera enlazar en aquella villa con el automóvil diario que va a Sodupe, para tomar en este punto el tren de La Robla. Se habría hecho entonces la deseada unión de la capital con los más apartados territorios de la provincia, en el trayecto se encuentran pueblos importantes que seguramente habrían de acoger con los brazos abiertos idea tan simpática, y tenemos por descontado que la empresa llamada a darle cuerpo, habría de obtener óptimos frutos.

Creemos que con un poco de dinero y más de entusiasmo podíamos ver realizada una obra en la que todos tenemos puestas nuestras esperanzas de patriotas.

Seas así, todo por nuestra provincia, a quien queremos ver engrandecida en todos los ordenes de una recta administración.

F. Lebantini

Ayala 2 de Abril de 1916.

 

Bibliografía:

Heraldo Alavés 4 de abril de 1916

http://www.spanishrailway.com/2012/05/25/tranvia-electrico-de-bilbao-a-durango-y-arratia/