Felipe Angulo Vela

El 11 de abril del año 1919 en Arza, un  pequeño pueblo de Ayega que linda con el nuestro, nació Felipe Angulo Vela, hijo de Elías Angulo Mardones (Santiago de Tudela) y Marcelina Vela Angulo (Ayega). Felipe, como todos los niños y niñas de Ayega, iba a la escuela a Orrantia. Cuando se hizo un poco más mayor empezó a ayudar en las labores del caserío.

Haciendo las labores propias del caserío vivía tranquilamente, hasta el golpe militar del 18 de Julio del 36.

Debido a sus convicciones políticas ingresó en el Partido Comunista. Así aparece en una lista que no nos deja publicar la imagen el Archivo de Salamanca:

MILITANTES DEL PARTIDO COMUNISTA EN ARMAS EN VILLASANA DE MENA

Relación de los camaradas

-Felipe Angulo Vela 18 años……Arza.

Por lo tanto, estaba en la plaza de Villasana de Mena. Aunque no sabemos en qué batallón, creemos que en el Libertad. Era uno de los que se encontraban en el convento de Santa Ana y porque su tío Wenceslao Cirión Tercilla, también de Arza, le tocaba ingresar en él, aunque como había estado en la Guerra del Rif (Segunda Guerra de Marruecos) y no quería más guerras, se escondió.

IMG-20160317-WA0001
Felipe, es el de la derecha, junto a otro miliciano comunista.

Guerra civil

El batallón Libertad no tuvo muchos pero si algún ataque de importancia, como el que se produjo el 28 de Junio de 1937 al día siguiente de caer Artziniega en manos de los fascistas.

En el pico tablas (Así viene recogido en las crónicas el monte Peñalba) los nacionales les atacaron y murió el capitán Joaquín San Martín, el sargento Pedro Calderón, el teniente José Enciso y al menos 18 milicianos desaparecieron o fueron apresados por los nacionales.

Como ya os hemos contado alguna vez, la caída de Bilbao el 19 de Junio supuso desmoralización y desaliento en todo el frente Norte, así la guerra entró en una dinámica de liquidación a causa de la superioridad artillera y aérea de los fascistas. Un sálvese quien pueda.

Así, muchos milicianos huyeron a Catalunya para seguir luchando; también Felipe. No sabemos cómo llegaría, pero sabemos que allí siguió luchando y creó una familia. Desde Barcelona, escribía cartas a su padres. Cartas que la familia no encuentra.

La última operación militar de la guerra fue la campaña de Catalunya, que acabó en un nuevo desastre para la República. El 26 de enero de 1939 las tropas de Franco entraron en Barcelona prácticamente sin lucha. El 6 de febrero las principales autoridades republicanas, encabezadas por el Presidente Azaña, cruzaron la frontera seguidos de un inmenso éxodo de civiles y militares republicanos que marcharon al exilio.

Nuestro protagonista también la cruzó, junto a más de medio millón de personas, se calcula.

De lo que le ocurrió en Francia, no sabemos nada. Algunos  ingresaron en campos de concentración como el artziniegarra Félix Lacuesta Isasi-Isasmendi en Gurs, otros marcharon a México en barco como el abuelo de Mateo, Ignacio Fraguas Unanue, otros ingresaron en la Legión Extranjera, otros se incorporaron en las Compañías de Trabajo, sirviendo, entre otros lugares, en la famosa Línea Maginot, otros lucharon con la resistencia francesa,…

Aquí os dejamos un esquema donde se ve los diferentes rumbos que tomaron los miles de refugiados republicanos.

EsquemaderefugiadosPhilippeGuillen

II Guerra Mundial

En mayo de 1940, Hitler atacó a los países del Oeste: Bélgica, Holanda y Francia. A pesar de la valerosa resistencia, los ejércitos de estos países junto con la fuerza expedicionaria británica son derrotados.

Francia eligió a un nuevo líder, el mariscal Petain, que solicitó un armisticio con los alemanes e instaló su gobierno en la ciudad de Vichy. Este gobierno era una dictadura como la de Alemania, Italia y España.

Felipe, que no sabemos si ingresó en las Compañías de Trabajo o luchó con la resistencia francesa, fue capturado por los nazis y llevado a el STALAG o prisión de XI-B situada en Fallingbostel, actual estado federal de la Baja Sajonia. A esa prisión, algunos supervivientes cuentan, que tuvieron que llegar andando desde Francia, unos 500 kilómetros, escoltados por los nazis.

En esa época los republicanos eran considerados prisioneros de guerra, según los tratados internacionales firmados por Alemania. Por lo que se desprende de los testimonios, en su mayoría, no pasaron hambre y los trabajos no eran especialmente duros, aunque sufrían vejaciones.

Felipe Angulo Vela.JPG
Felipe junto a otros compañeros republicanos en el Stalag. La familia nos asegira que es él, nosotros no lo tenemos tan claro.

Todo cambió cuando Serrano Suñer, entonces Ministro de la Gobernación, siguiendo las instrucciones de su cuñado el generalísimo Franco, el que al ser interpelado por los nazis sobre el destino que debía darse a estos prisioneros, parece que respondió: “Hagan lo que quieran con ellos. Esos no son españoles”.

Entonces los prisioneros republicanos fueron considerados como “ROTSPANIERS”. Rojos españoles, apátridas y enemigos públicos, y empezó el infierno. Su distintivo era una S en un triangulo azul.

24908045.jpg

A Felipe junto a otros veinte republicanos le trasladaron al campo de concentración de Mauthausen, un pequeño pueblo austriaco, que en aquella época formaba parte del III Reich.

Ingresó en Mauthausen el 22 de Mayo de 1941 catalogado como rotspanier y con el número 3551.

AMM_Y_50_01_06_000105

Este Campo de concentración, fue clasificado en su momento como el único campo de “Categoría III”. Esto conllevaba las condiciones de detención más severas entre los campos de concentración nazis. En ese tiempo, la mortalidad fue una de las más altas entre los campos de concentración del III Reich. Ni el tan famoso -por las atrocidades que cometieron allí- de Auschwitz tenía esa catalogación.

A la hora de elegir el lugar fue decisiva su ubicación en las inmediaciones de una cantera de granito, como también ocurrió con el campo anejo de Gusen. Los presos fueron empleados en los primeros momentos en la construcción del campo y trabajaron para una empresa propiedad de la SS “Deutsche Erd- und Steinwerke GmbH.” en la producción de materiales para las obras monumentales y de prestigio de la Alemania nazi.

4d
Republicanos trabajando en la cantera de granito.

Miles de presos fueron asesinados a golpes, abatidos a tiros, asesinados mediante inyecciones o llevados a perecer por congelación. Al menos 10.200 presos del campo de concentración fueron asesinados mediante gas letal en la cámara de gas del campo central, en el campo de Gusen, en el centro de ejecución del castillo de Hartheim o bien en un vehículo adaptado para ello que realizaba el trayecto entre Mauthausen y Gusen.

La mayoría de los presos murió como consecuencia de su explotación como mano de obra, llevada a cabo sin ningún escrúpulo y acompañada de malos tratos, así como unas raciones alimentarias insuficientes, una vestimenta deficiente y la carencia de atención médica. En total perdieron la vida al menos 90.000 presos en Mauthausen, Gusen y sus subcampos.

55.jpg
Cuerpos sin vida apilados en las barracas de Gusen.

Como no queremos contar las atrocidades que vivieron Felipe, sus compañeros republicanos y otros prisioneros; aquí os dejamos un testimonio de uno de los supervivientes. En la bibliografía, al final del artículo podéis encontrar fotos, testimonios, etc. por si tenéis cuerpo.

Gracias a Francisco Boix, un prisionero catalán que trabajó la mayor parte de su periodo de internamiento en el laboratorio fotográfico que la Administración del campo, hay fotografías. Francisco consiguió sacar los negativos y dárselos a una paisana que vivía allí cerca. Contaba la paisana que los guardó sacando una piedra de un muro de su casa.

Si Mathaushen era el infierno, el subcampo de Gusen I, era todavía peor. Las condiciones eran mucho más extremas, y era donde les gaseaban como hemos contado líneas más arriba. Y allí es donde trasladaron a Felipe el 20 de Octubre de 1942, le asignaron el número de prisionero 14204.

Pocas semanas duró en Gusen, puesto que a las 4 de la mañana del 20 de Noviembre de 1942, murió de una colitis purulenta, según costa en el parte oficial, a la edad de 23 años.

AMM_1_1_6_0001_Totenbuch_2_311.jpg

Tuvimos la oportunidad de hablar con la responsable del Mauthausen Memorial, Katharina Kniefacz, y nos contó que a menudo se inventaban el motivo de la muerte, para disfrazar el asesinato de causa natural. Ella cree que pudo haber fallecido congelado. Esos días en Gusen hubo una ola de frío con temperaturas de -20º. Muchos así fallecieron y por coincidencia de fechas y hora, cree que Felipe así perdió su vida.

En una morgue del campo de concentración, hicieron una sala para recordar a cada uno de los muertos de Mauthausen y sus subcampos, cómo Gusen, que la llaman “the room of names”. En este enlace podéis ver dónde está escrito el de nuestro protagonista.

https://www.gedenkstaetten.at/raum-der-namen/cms/index.php?id=3&p=51365&L=1&findInRoom&showVideo

En memoria de Felipe Angulo Vela. Que la tierra te sea leve camarada.

¡Salud y República!

Bibliografía:

Fotografías:

  • Benito Bermejo. El fotógrafo del horror: La historia de Francisco Boix y las fotos robadas a los SS de Mauthausen. (2005).
  • Carlos Hernández de Miguel. Los últimos españoles de Mauthausen (2015).
  • http://deportados.es/
  • Familia.

 

Refugios antiaéreos de la Guerra Civil

Como todas sabéis, en la Guerra Civil, los nacionales junto a la Legión Cóndor de la Alemania nazi y la Aviación Legionaria de la Italia fascista, bombardearon en repetidas ocasiones territorio vasco, causando verdaderas masacres como las archiconocidas de Durango y Gernika. Pero estos no fueron los primeros bombardeos contra población civil. El que dicen que fue el primer bombardeo contra población civil en suelo vasco fue el de Otxandio. Aunque es poco conocido, se produjo sólo 4 días después del alzamiento militar, el 22 de Julio de 1936, en plenas fiestas patronales de la localidad vizcaína. En este caso fueron los nacionales con dos Breguet Br.19 con insignias republicanas procedentes del aeródromo de Recajo, situado a unos diez kilómetros al este de Logroño, dejando 57 muertos y numerosos heridos, de ellos la mayoría  niños.

No fue este el primer bombardeo en el estado, ya que anteriormente habían bombardeado Madrid, Málaga,…

Vistos los antecedentes, el Gobierno vasco encargó a un especialista la organización del servicio de protección contra bombardeos. Como leemos en este documento  fechado en París el 10 de Junio de 1938, donde el consejero de sanidad del Gobierno de Euzkadi , Eliodoro de la Torre y Larrinaga, certificó que:

 “Don J. Ramón Ramírez de Olano y Bañares, Doctor en Ciencias Químicas, fue encargado por este Departamento de Sanidad, de la organización del servicio de protección contra bombardeos aéreos de la población civil de Bizkaia, habilitación de refugios contra gases, organización de Defensa pasiva, y de la fabricación de máscaras contra gases asfixiantes para la misma, cometido que desempeño a toda satisfacción durante los años 1.936-1.937”.

Aunque hable de Bizkaia, en un listado de obras de construcción y mejora de trincheras, refugios contra aviación, carreteras y puentes a realizar en el territorio gobernado por el Gobierno de Euzkadi del Departamento de Defensa, del año 1936. Aparecen aparte de localidades vizcaínas, también de Aiaraldea.

Dentro de la construcción de refugios aéreos la única localidad alavesa que cita es Artziniega, como veremos a continuación:

Listado refugios

Este documento no tiene fecha exacta, pero viendo que no aparecen localidades como por ejemplo Gernika creemos que sería de mediados o finales de dicho año.

En un artículo anterior os hablamos de que nuestro municipio sufrió bombardeos, tanto en montes como en la propia Villa. Un testimonio que tenemos que incorporar nos habla de exactamente tres.

OI000049-01.jpeg
Marca de una bomba tapada como cemento, en la casa indiana del difunto Baldomero Castresana Goikoetxea, oftalmólogo de gran prestigio.

Y allí os contabamos que en la Guerra Civil las Canónigas Regulares Lateranenses de San Agustín –Las Monjas Agustinas– prepararon un refugio en caso de bombardeo en el Monasterio de Ntra. Sra. de los Remedios, es decir, en el convento de las agustinas.

No sabemos si tenían un refugio para la población, si daban refugio a los gudaris, o ambas dos. Gudaris por cierto, de los que hablan muy bien las monjas agustinas, algo recíproco, como demuestran estos dos testimonios:

-“… No hay que olvidar que la guerra produce inevitablemente rozamientos y molestias, pero rindo tributo a la justicia haciendo constar que elementos de prestancia en la localidad, cuales son la Comunidad de Religiosas Agustinas que existe en ella (…) han hecho llegar a mí la justa sensación de que el proceder de la oficialidad, clases y milicianos del 4º Batallón de U.G.T., ha sido irreprochable y todas las personas y entidades dichas, hablando de esta unidad con marcadísimo acento de sumo elogio. (…) El Comandante Jefe del Sector, Arceniega, 24 de Marzo de 1937.”

-“… Arceniega, a media tarde, sospechando que el enemigo no tardaría en alcanzar Gordejuela quise bajar a este pueblo a despedirme de unas amables monjas que tenían su residencia en el mismo (…) Ya anochecía; así es que cambiamos breves frases, y nos despedimos. (…) El enemigo que rodeaba ya aquellos parajes, a no muchos metros de distancia, creyó oír ruidos anormales, y disparó en nuestra dirección algunas ráfagas de ametralladoras, un poco al azar. Nada nos ocurrió (…)”. Agapito Urarte Susaeta, Comandante del batallón Amayur.

Gracias a un informe del Inspector General de Obras del Departamento de Defensa expedido el 30 de Diciembre de 1936 -esta vez encontrado en el Archivo Municipal sabemos dónde estaba ese refugio antiaéreo de Artziniega; en este caso eran dos, digamos oficiales.

IMG_20180313_111446813

Así decía el informe:

Cumplimentando la orden recibida de la Dirección General de Administración del Departamento de Defensa de Euzkadi, en su día, el suscrito giró una visita de inspección a ese término Municipal para ver el estado de las obras de construcción del refugio contra los bombardeos en la finca donde se halla la Comandancia Militar.

Al igual que le indicó el señor el Sr. Comandante de esa Plaza, tengo el gusto de manifestar V.S. que convendría dar el mayor impulso posible a las obras de construcción de de este refugio, pero procurando colocar en la parte exterior de las puertas de acceso a la finca, unos letreros con la inscripción: “Refugio para caso de bombardeo”.

También se le indica al citado Comandante, permita el libre acceso al interior del citado refugio a la población civil de ese pueblo.

En la casa del vecino de esa Mateo Barquín, existe una bodega muy amplia, que resulta un buen refugio para estos casos, pero conviene dotarle de luz en su interior, reforzar con dos filas de sacos terreros o areneros en la parte superior del terreno bajo el cual se halla el refugio y además y en la puerta de acceso al mismo, por la entrada de la huerta se levantará una fila de sacos de arena, en asta entera para reguardar la entrada.

Convendría que por esa Alcaldía se dictara un bando, indicando al vecindario para que indique y ponga en su conocimiento de todas las bodegas que pudiera haber en esa, a fin de habilitarlas para refugios. Es de suponer que existan algunas, ya que en ése término municipal se ha prodigado de antiguo la cosecha de chacolí.

LOCALIZACIÓN DE LOS REFUGIOS

 

Casa Palacio Norzagaray

Como leemos en el informe, uno de los refugios se encontraba en la casa de Mateo Barquín. Esa casa es conocida como la de Barquín entre la gente mayor del pueblo, porque allí vivía Mateo Barquín Saez. Hoy en día es la número 37 de Barrenkale, antiguamente la número 4.

Siempre se ha oído que allí, en la parte de atrás de la casa, había un refugio. La leyenda urbana dice que llegaba hasta el museo. La hemos inspeccionado unas cuantas veces y eso es una fábula, lo que allí se encuentra es una bodega subterránea, como también dice el informe, que usaron como refugio antiaéreo. Esta bodega no sobrepasa los límites de la propiedad de la casa.

Nos contaba Imanol Aretxabala Isuskiza (77años) que esa bodega la debieron tapar en parte, “antes debía llegar hasta donde Paredes“. En su caso no sobrepasaría los limites de la finca.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Acceso desde el exterior.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Acceso desde el interior de la casa.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Vista desde la entrada exterior.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Vista desde la entrada interior.

De las bodegas que hay en la localidad que hemos visitado, esta es la única que tiene armazón de hormigón. Tal vez es casualidad, pero posiblemente sería para darle robustez al refugio. Decimos posiblemente, porque en el informe no se habla de hacer un armazón. Por otra parte, igual ya estaba hecho cuando lo visitó el inspector.

Palacio Garay

Nos contaba Isabel López Álava (89 años) que “cuando pasaba el “alcahuete” tocaban las campanas y se refugiaban”. Ella vivía en Atxomin y no recuerda ningún refugio. Cuando habla de refugiarse era dónde podían. Se acuerda que su hermana “cuando tocaron una vez las campanas estaba con los bueyes y se refugió en el depósito”. Una de las bombas nos dijo que “cayó en las cocheras de Garay, allí se encontraban los republicanos”.

Aparte del Palacio de Garay, los republicanos se hospedaron en más sitios, como por ejemplo en Los Frailes. Un extensa comunicación entre el comandante del sector “Arceniega-Respaldiza” y el Gobierno de Euzkadi, fechada en Artziniega el 24 de Marzo de 1937, nos desvela dónde estaba la Comandancia Militar, por lo tanto uno de los refugios. No estaba equivocada Isabel.

“Faltan, es cierto, algunos muebles de la propiedad de Dn. Antonio Garay, propietario del edificio de esta Comandancia de sector”.

 

OI000034-02.jpeg
Palacio Garay y cocheras en la parte derecha.

 

En los documentos revisados, siempre hablan de la finca de la Comandancia, no expresa exactamente dónde estaba el refugio. Preguntando a la gente de mayor edad no sabían que allí hubiera habido un refugio. A uno de los promotores de la urbanización El Palacio, donde estaba el Palacio de Garay, nos dijo que le quería sonar, pero no pudo decirnos dónde estaba. Cree que en el Palacio no, porque allí había un garaje para coches, una enorme pecera, un zaguán… cree que de estar sería en las cocheras (las cocheras están dentro de la finca). Justo donde nos dijo Isabel que cayó una bomba, y suponemos que estaría la Comandancia Militar, porque Antonio Garay  hasta semanas antes de que cayera Artziniega y huir a Francia, estaba en su palacio viviendo. Lo sabemos por documentos que hemos revisado y no vamos a transcribir, por no desviarnos del tema.

 

 

 

Las cocheras como vemos siguen en pie, así que lo dejamos para una futura investigación.

Convento de las Agustinas

Como hemos comentado anteriormente, las monjas Agustinas  prepararon un refugio en caso de bombardeo en el convento. Estuvimos hablando con una de las hermanas y nos dijo que el refugio era el propio convento, no había nada subterráneo.

Todo lo que nos comentó la hermana con la que hablamos, se lo había contado la más mayor de ellas. Historias como esta: “Los rojos les traían de comer alguna vez, porque en aquella época pasaron mucha hambre. Las Carmelitas se trasladaron aquí y eran las que atendían a los heridos en el hospital que había en el colegio, dónde el museo. Por eso se trasladaron aquí”

OI000063-01.jpeg
Claustro del convento.

 

Campanario de la Parroquia

Una mujer de 89 años y vecina del pueblo (no quiere que aparezca su nombre en el artículo) , nos contó que ella de pequeña se acuerda de que cuando pasaban los aviones, “nos refugiábamos en la bodega de Barquín, en el refugio allí todos acurrucados, y alguna vez recuerdo que en el campanario de la parroquia, allí estábamos muy apretujados. Se entraba por la puertica esa pequeña del pórtico”. Le preguntamos si había algún zulo subterráneo y nos dijo que no, que allí mismo como podían todos apretujados. Y no sabía si en el pueblo había más, “vivíamos en esta parte del casco y era dónde íbamos”.

OI000061-01.jpeg
“Puertica” del campanario.

En este espacio al igual que el convento, lo usarían de refugio,  porque no pensaban que los fascistas serían capaces de tirar bombas a un edificio religioso.

Zulos particulares

Aparte de estos refugios digamos públicos, tenemos testimonios de zulos en casas particulares o naturales, como el que hay en una caserío en Garabilla (Barrio de Llanteno a escaso kilómetro de Artziniega), uno en el zaguán, un deposito de hormigón que había dónde la urbanización Axpe, la cueva de Retes de Tudela,…. dónde se refugiaba la gente cuando tocaban las campanas de la parroquía; que era la manera que usaron en Artziniega para avisar que venían los aviones.

OI000062-01.jpeg
Campanario de la parroquia.

Es muy probable que hubiera más lugares usados para este fin, así que animaos y preguntad a vuestras personas mayores a ver dónde se refugiaban ellas e iremos incorporándolo a la lista.

Sin título.png
Localización de lo refugios, digamos comunes o públicos. Puntos naranjas.

Por último, no queremos pasar por alto lo que dice el  Inspector General de Obras  del Departamento de Defensa del Gobierno de Euzkadi, cuando habla de que se “ponga en su conocimiento de todas las bodegas que pudiera haber en esa, a fin de habilitarlas para refugios. Es de suponer que existan algunas, ya que en ése término municipal se ha prodigado de antiguo la cosecha de chacolí.”

No sabemos si otras bodegas, aparte de la mencionada, se usaron de refugio en la Guerra Civil; pero atestigua, una vez más, la importancia que tuvo el chacolí en nuestro municipio. Bodegas subterráneas que dice Juanjo Hidalgo en “El cultivo de la vid en la zona del Chacolí Alavés : Mas de mil años de historia documentada para el estudio y protección de un patrimonio vitivinícola olvidado” (2011) son «hasta el presente las únicas existentes en todo el chacolí vasco».

Con un Salud y República damos por finalizado este artículo.

22218606_10214875198262309_4105884096959299940_o.jpg
Documento de Eugenio Yarritu Urquijo escrito y firmado con su puño y letra, en plena guerra.

 

Bibliografía:

  • Archivo Histórico del Gobierno Vasco. Fondo del Departamento de Defensa.
  • Archivo histórico del Gobierno Vasco. Fondo especial Beyris.
  • Archivo Histórico Nacional. Fiscalía del Tribunal Supremo.
  • Archivo Municipal de Artziniega.
  • URARTE, Agapito (Caracas, año 1956) . Los últimos días del Batallón Amayur.
  • http://www.otxandio.eus/es-ES/Otxandio/Paginas/ElbombardeodeAndikona.aspx.
  • Herria.

1937-2017, 80 aniversario de la Caída de Artziniega

Hoy 27 de junio de 2017 se da una efeméride aciaga para la historia de nuestra Villa. Hace 80 años que Artziniega cayó en manos de los golpistas que se levantaros en armas el 18 de Julio de 1936 contra el Gobierno legítimo republicano.

Gurdia 27 Gudaris 1937
Gudaris en Artziniega (1937).

Esto decía la crónica (la más completa que hemos encontrado de tal fatídico día) titulada Los soldados de España no conocen la fatiga, del Heraldo de Zamora del 28 de Junio de 1937, firmada por un tal El Tebib Arrumi:

“Si bien en el curso de las operaciones de ayer no se pudo operar a causa del temporal, el día ha sido aun peor.  Con este problema sospecharan los que escuchan que no se ha podido operar, pero si tal piensan es porque todavía no se han dado cuenta exacta de la clase de  soldados que tienen nuestra España inmortal.

Bajo un diluvio y en un terreno imposible, encontrando a cada paso un torrente, teniendo que vadearlo con el agua al pecho, nuestras columnas han avanzado en casi todo el frente con tal empuje que han logrado objetivos extraordinarios.

El principal de todo es haber librado en el día de hoy, “en el día de hoy”, no antes como algunos impacientes han propalado, lo que quedaba de territorio de tierra alavesa en poder de los rojos. Ya está por completo en nuestro poder esta tierra leal a España. Está fuera de la dominación de los rojos. ¡Alava por España! ¡Viva Alava!”

Si tuvieron que vadearlo con el pecho al agua,fue porque los gudaris volaron los puentes de Artziniega en la Guerra Civil. Lo que quedaba de territorio alavés, era el municipio de Artziniega, como leeremos a continuación. Así proseguía la crónica:

“Descendiendo a detalles diré que en este día de lluvia torrencial se ha ocupado todo esto: el importante pueblo de Güeñes, el crestón de Somogudo, Cabreriza la Alta, Aranguren, depósito de aguas, alturas de Arciniega, las cumbres de Santurce al alto de la Cruz, Garay y Santa Coloma, y todavía a la hora de enviar este despacho prosigue el avance, aunque sigue lloviendo de manera desconsoladora y aunque el enemigo opuso una mayor resistencia, pues intento unos pinitos que no pasaron de un amago de contraataque por el frente de Mendieta.”

En la portada, aclara de qué Mendieta se trata y no es el pueblo que pertenece a nuestro municipio, precisamente.

prensa_0556

“El río Cadagua, se pasó por el puente de Ibarra, próximo a Mendieta,…”

Todos las cumbres desde Santurce a el alto de la Cruz que pertenecen a Artziniega son: Aspuru, Ubaltorre, Billoran (La Remonchina) y Ganzabala (Valderrama). Santa Coloma todos sabéis qué pueblo es y Garai no podemos asegurar que sea aquí, aunque hay un lugar así llamado entre Zaballa y Eskartza.

En esta crónica habla de “las alturas de Arciniega”, pero en otras, como por ejemplo en la Hoja Oficial del lunes del 28 de Junio de 1937 dice:

“Ayer fueron conquistados los pueblos de Gueñes, Arceniega, Aranguren, Mendieta, Santa Coloma y muchas posiciones más”.

caida-de-artziniega

Aunque aquí también mencione Mendieta y “los pueblos de“, en la crónica dice: “después de cruzar el  Cadagua a nado…”. Por lo tanto está hablando del barrio de Mendieta en el municipio de Zalla. Lo que si hablan en las dos crónicas, es de Santa Coloma –pueblo perteneciente al  Ayuntamiento de Artziniega-, que es precisamente por donde huyeron hacia Balmaseda  los republicanos, como os contaremos a continuación. Y en esta y otras crónicas habla del pueblo de Artziniega, no sólo de “las alturas”.

Revisando el calendario de aquel año vemos que era  domingo el día que entraron los franquistas a nuestro municipio. ¿Y por dónde vinieron?

ENTRADA DE LOS FRANQUISTAS

Cuando construyeron las trincheras de toda esta zona las hicieron pensando que los nacionales entrarían por Burgos y en esa dirección estaban orientadas. Entre otras,  las de Vallobera, Otsati…pero se equivocaron los gudaris.

-Isabel Lopez (88 años) nos contaba que los republicanos huían por Peñalba y batallones de nacionales entraban por Ubaltorre y se les veía venir desde el pueblo. Venían nacionales y moros. Cuando abrían fuego los que huían y los que llegaban, por el pueblo la gente se asustaba porque les pillaba en medio del “chunchun”. Se acuerda como en la huída de los republicanos por Peñalba, un familiar suyo que estaba luchando por Bizkaia pasó por delante de su casa de Atxomin.

 -En libro La Sociedad Reprimida nos cuenta el autor, que el primer alcalde franquista que tuvo Artziniega lo nombraron porque fue el primero que se abrazó a la bandera cuando entraron vencedores los nacionales.

Unos días después de ser nombrado alcalde, se colocó una Cruz en lo alto de Peñalba en honor a los “Caídos por Dios y por España”. Y así decía parte del discurso que protagonizó después del sermón del cura Don José, en la inauguración de dicho monumento:

“Cuando por fin nuestros hermanos los moros y los requetés de Franco asomaban el hocico por la Petarache, los rojos al verlos, huían como cobardes por este lado de Peñalba…”

Por las crónicas de la época y los testimonios recogidos, podemos asegurar que el domingo 27 de junio de 1937, bajo un día muy lluvioso, el municipio de Artziniega cayó en manos del bando sublevado, que entró por Llanteno (Lapetaratxee y Ubaltorre) con batallones de requetés y moros. Pasaron el río con el agua al pecho debido a la crecida del río y a que los republicanos volaron los puentes en su huída. Huída que hicieron por Peñalba hacia Balmaseda, que todavía estaba en manos republicanas -cayó dos días después-.

Aunque en este artículo, hecho a todo correr, queríamos recordar esta efeméride de la historia. Supongo que como a nosotros os habrá sorprendido o nunca habíais oído hablar de esa Cruz de Peñalba. Así que os vamos a contar algo sobre ella y porqué afortunadamente ya no está en pie.

LA CRUZ DE PEÑALBA

 En el libro anteriormente mencionado entrecomillado, (por lo tanto, palabras textuales) se narran las “batallitas” que contaba el alcalde en los bancos de detrás de la iglesia, años después de dejar de serlo. Una de ellas fue esta de la Cruz:

“Aquél día subió al monte todo el pueblo y todo el ayuntamiento conmigo al frente. Antes de la misa pusimos la cruz que ahora ya no está allí. Por cierto, que no sé quién ha podido ser el cabrón que la rompió y la tiró hecha pedazos por la ladera abajo, porque si lo supiera no le iban a quedar ganas de volver a repetirlo. Bueno, el caso es que pusimos la cruz por nuestros caídos y al acabar la misa me pareció que debía decir algo…”

El susodicho se acordaba parte de lo que dijo, pero no se acordaba como empezó. Se lo recordó una mujer que allí se encontraba mientras lo contaba.

“!Feligreses del Ayuntamiento de Arceniega! Cuando hace unos cuantos años volvía de América, y en vez de ir a vivir a mi pueblo, decidí venir a vivir con vosotros, no sabía si lo hice por mi bien o por el bien vuestro. Y ahora veo que fue por el vuestro.”

Gracias a ese hombre o mujer, hoy no tenemos esa cruz en homenaje a los caídos por Dios y por España. ¡A ver si entre todos/as preguntando a nuestros/as mayores,  logramos poner nombre a ese o esa héroe anónima!

 

*El único motivo de no poner el nombre del alcalde, es debido a que al hacerlo deprisa y corriendo, no nos ha dado tiempo a confirmarlo. Se debía llamar Juan, más conocido por Juanillo el pajero.

Bibliografía:

Bombardeo de Artziniega

Estas últimas semanas se ha venido conmemorando- en diferentes localidades vascas- el 80 aniversario de los bombardeos que sufrieron por parte de la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana, ambos aliados del bando sublevado. Entre otros el de Gernika que es el que más repercusión ha tenido por su simbolismo y el de Durango que fue el que ocasionó más víctimas civiles.

En el informe que elaboró un equipo de investigación de la UPV-EHU para el gobierno vasco llamado Senderos de Memoria: Relación de espacios vinculados a la memoria de la guerra civil y presentado en el año 2015, -informe muy bien detallado- no se refleja ningún ataque aéreo en Artziniega, pero sabemos que  hubo.

TESTIMONIOS

En Retes de Tudela comentan los más mayores que un incendio en Peñalba, fue a consecuencia de la explosión de una bomba, años después de acabar la guerra civil e Imanol Aretxabala (76 años) también nos lo comentó.

También tenemos oído  que en diferentes montes del municipio  aparecieron, al finalizar la guerra bombas, obuses u otros tipos de proyectiles.

Isabel Lopez (88 años) nos comenta que cuando la guerra  tenía 8 años y vivía en Atxomin. Cuando pasaba el “Alcahuete” tocaban las campanas y se refugiaban. Un día que su hermana – su hermana era mayor que ella- iba con los bueyes, pasó el Alcahuete y se refugió en el depósito, los bueyes asustados marcharon para casa, porque el ganado cuando oía el “Alcahuete” sabía lo que venía y se volvía loco.

Se acuerda de que tiraron una bomba en el patio del colegio (lo que hoy es la biblioteca y local del jubilado) otra en las cocheras del palacio de los Garay, ya que allí se hospedaban republicanos; y una tercera por los chalets debajo de lo que hoy es el museo -en aquella época Hospital de Vanguardia-. Cree que todavía debe haber algún muro roto de cuando aquello.

Nos contaba Isabel que cuando cayó la bomba en el colegio, allí se encontraba su abuelo. Su abuelo era cojo pero aun con esas salió de allí como pudo. Le contó que a consecuencia de la bomba un hombre cayó herido. Lo que no recuerda es de ningún refugio en el pueblo, porque ella no vivía en el casco histórico. Sí que recuerda que en los bajos de lo que hoy es la casa de Esther Cirión, en la plaza de arriba, había una peluquería que regentaba una mujer de Orrantia y que, a consecuencia de una bomba, ella o un familar sufrió heridas.

También cuentan las Canónigas Regulares Lateranenses de San Agustín –Las Monjas Agustinas– en su web, en el apartado de su relación con el pueblo,  que en el Monasterio de Ntra. Sra. de los Remedios, -convento de las agustinas- en la Guerra Civil prepararon un refugio en caso de bombardeo.

bombas
Ortofoto 1945. En rojo las zonas que cayeron bombas-En verde el refugio

DOCUMENTACIÓN

El avión que popularmente llamaban “Alcahuete”, era un Breguet XIX. Este avión fue construido por la compañía francesa Breguet Aviation en los años 20 y se usaba como bombardero ligero o de avión de reconocimiento. Tanto en el bando republicano como en el nacional.

Lo que no hemos conseguido es saber qué avión o quiénes tiraron esas bombas. En un artículo sobre el bombardeo de Zalla –localidad cercana- por ejemplo, el Alcahuete hacía entre otras “cosas”, labores de reconocimiento y el Junker B52 tiró las bombas, como leeréis a continuación:

“El avión Breguet XIX, apodado ‘el Alcahuete’, ametralló Aranguren, matando así a un joven en brazos de su amada junto a la llamada Casa del Pueblo, e  hiriendo al médico del pueblo y a varios más. El deber de aquel avión era obtener información sobre el Euzko Gudarostea (Ejército Vasco) y extender el miedo entre los vecinos. Habitualmente volaban por la noche y lanzaban bengalas para poder ver a los viandantes.”

“la Armada fascista de España dejó de perpetrar pequeños ataques y, al amanecer, mandó nueve aviones bombarderos ‘Junker B52’  de Gasteiz a Zalla, con el objetivo de destruir el pueblo. Los centinelas que se encontraban en el monte Eguen dieron voces para hacer sonar la alarma de la sirena de la Papelera de Aranguren”.

886EF26087A0B65DC12576AB0043AF6DT00
Breguet XIX utilizado por la Fuerza Aérea Nacional

Como hemos dicho anteriormente no hay reflejado –o no lo hemos encontrado- en ése informe encargado por el Gobierno vasco ningún ataque aérea a nuestro municipio. Y si unos investigadores de la UPV-EHU no han encontrado documentación… a nosotros la verdad que nos ha llevado mucho tiempo, pero al final encontramos un párrafo que habla sobre un bombardeo, en dos diarios de la época.

Son dos crónicas de la Guerra en Euzkadi del diario El Sol y la Libertad fechadas el 12 de Mayo de 1937:

bombardeo
Diario El Sol 12 de mayo de 1937

Como leemos, la tarde del 11 de mayo de 1937 “La aviación enemiga bombardeo los términos de Arciniega y Respaldiza, causando incendios en algunos pinares”.

CONCLUSIÓN

Por los testimonios orales y escritos recogidos, está claro que  Artziniega fue bombardeada por los nacionales o los que les apoyaban, al mando del General Mola, que era el encargado de la campaña del Norte. ¿Dónde estaban esos pinares? ¿Qué aviones la bombardearon? ¿Hubo más bombardeos que el de ese fatídico 11 de mayo? ¿Había más refugios?

Son preguntas que no podemos responder con la información que tenemos a día de hoy.

Lo que si podemos asegurar es que el 11 de Mayo del 1937 el municipio de Artziniega fue bombardeado por los fascistas; por lo tanto, hoy hace 80 años de aquel terrible acontecimiento.

*Tenemos más documentación y testimonios sobre la guerra, pero en este humilde artículo nos queríamos centrar en los o bombardeo.

Agradecer a Susana Otxoa por tomarse la molestia de recabar información de su tía. Eskerrik asko, benetan.

Bibliografía:

Puentes de Artziniega en la Guerra Civil

Decía Javier Rui-Wamba Martija en su trabajo El puente colgante de Bizkaia: reflexiones de un ingeniero, que “los puentes, construcciones que permiten comunicarse a los seres humanos, suelen ser como la verdad, objetivos prioritarios en toda guerra”. Y es que en tiempos de guerra, el puente es una infraestructura estratégica y es concebido en función de la situación particular de cada momento:

Como posesión y elemento a proteger.

El puente garantiza las comunicaciones internas en el territorio, permite el suministro al frente de guerra o mantiene las actividades civiles cotidianas. Por lo tanto se establece como objetivo a proteger en el caso de que se posea, o a ocupar en el caso de que esté en manos del enemigo.

Como elemento a destruir.

Se consigue de este modo limitar la capacidad de movimiento del enemigo, generándole un gran perjuicio. Y por eso los puentes se intentaban destruir principalmente en dos acciones clave:

-Como acción definida de guerra: el puente era el objetivo, y por eso se producían acciones que buscaban la inutilización de los puentes en el territorio dominado por el enemigo, bien sea a través de los bombardeos aéreos o de acciones aisladas de sabotaje.

-En la retirada de un ejército: cuando se daba por perdida la posición el ejército que se batía en retirada realizaba la destrucción de los puentes como su última acción de guerra, para por un lado detener el avance enemigo y ganar tiempo hasta establecer un nuevo frente; y por el otro, impedir las comunicaciones en el territorio que iba a ocupar el otro bando.

Éste  último es el caso que nos ocupa.

Tras el alzamiento militar del 18 de julio de 1936 Navarra y casi toda Álava quedaron en manos de los sublevados. No así Artziniega y sus alrededores -Valle de Mena, Encartaciones y el Valle de Ayala- que permanecieron leales a la República.

En Artziniega se formó una junta de defensa y también se estableció el 4º Batallón de UGT Karl Marx, dentro del sector Arceniega-Respaldiza.

Una vez los FASCISTAS tomaron Bilbao el 19 de junio de 1937, fue un goteo continuo y fueron cayendo uno a uno los pueblos al oeste de dicha Villa. Así, el 27 de junio de 1937, en un día de perros, fueron conquistados Artziniega, Mendieta y Santa Coloma.

Caída de Artziniega.png

En la huída, el presidente de la junta de defensa ordenó volar la carretera hacia la Peña Angulo y como es lógico pensar, fue esta junta la que mandaría destruir todas las vías de comunicación -los puentes-  que conectaban con nuestra Villa.

Los encargados de estas voladuras eran los ingenieros militares, los cuales a través de los cuerpos de zapadores y pontoneros eran los responsables de destruirlos.

#En las nóminas de los milicianos del sector Arceniega-Respaldiza no había ninguno por lo cual suponemos que fueron los del sector Amurrio-Orduña los que se encargarían de ello, que si contaban con zapadores y pontoneros u otros batallones como por ejemplo el Olabarri de ANV, Capitán Casero… de cuya presencia en Artziniega hay constancia documental.

Gracias al blog de José María Leclercq Sáiz hemos podido obtener las fotos de algunos puentes que a posteriori fueron reconstruidos por los “zapadores” de la 61 División Navarra en la campaña del Norte –ejercito franquista-. Ponemos entre comillas porque aunque no hemos conseguido ese dato, sabemos que en otros lugares eran los propios prisioneros republicanos los que hacían esos trabajos forzosos.

Cuenta Jóse María en su blog que este álbum fotográfico fue salvado milagrosamente por un amigo suyo:

“Paseando por la zona más cercana a la Comandancia de Marina de San Sebastián, y al Palacio Goicoa (antiguo Gobierno Militar), este buen donostiarra se encontró dos álbumes, forrados en cuero, tirados en la basura que estaban a punto de retirar los servicios municipales”.

ob_92e5e6_ingenieros001

Aquí os dejamos los tres puentes a los que hicieron fotos, que no quiere decir que fueron los únicos que destruyeron los “rojo-separatistas”. Entre otros estaban el de Ureta y el de Santa Olaja (El que está antes de subir Lapetaratxe).

ob_e0ed4a_ingenieros027

Puente de Ibaizabal (Llanteno).

ob_9d65da_ingenieros028

Puente de Gordeliz (Artziniega).

ob_2e875c_ingenieros078

Puente de Angostina (Artieta).

Como vemos, más que reconstruirlos, les hicieron un apaño para poder pasar. Fue algún mes después cuando  los reconstruyeron y ya el 29 de Diciembre de ese mismo año quedaron inaugurados todos los derribados que comunicaban con Artziniega.

prensa_0588.png

Sólo los puentes que comunicaban entre sí a poblaciones alavesas fueron sufragados por la Diputación, los que lo hacían con Vizcaya aún estando en territorio alavés, fueron a cuenta del Estado porque al calificarla a ésta “provincia traidora”,  mediante la promulgación por parte del general Franco del decreto de ley número 247, le abolió el concierto económico.

Bibliografía:

-El puente colgante de Bizkaia: reflexiones de un ingeniero. Javier Rui-Wamba Martija

-La ingeniería de caminos durante la Guerra Civil española. Destrucción y reconstrucción de puentes. Vanesa M García-Lozano

-El servicio militar de puentes y caminos de Cataluña. Reconstrucción de daños de guerra y trabajos forzados. Oriol Dueñas Iturbe.

-Hoja Oficial del lunes núm. 329. Año 1937.

-Pensamiento Alavés. Año 1937.

-Archivo Histórico Nacional. Fiscalía del Tribunal Supremo.

– Archivo Histórico del Gobierno Vasco. Fondo del Departamento de Defensa

http://comedurasdetarro.over-blog.es/2015/09/puentes-destruidos-durante-la-guerra-civil.html